•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Esclarecido está el móvil del crimen de Heriberto Téllez López, de 74 años, quien fue ultimado a tiros el jueves en la tarde, en la finca San Basilio, en El Crucero, porque fue testigo en un juicio por homicidio que se ventiló en Tipitapa en contra de quien luego  se convertiría en su asesino, reveló ayer el segundo jefe de la Estación III de Policía, comisionado Leónidas Roque.

“Ahí que Dios haga su voluntad, nosotros lo que queremos es el cadáver para sepultarlo”, dijo uno de los hermanos de la víctima, quienes ayer se presentaron a la unidad policial para solicitar el acta de entrega del cuerpo de Téllez López, quien  habría sido ultimado por un sujeto de apellido Olivas, quien está siendo buscado por las autoridades.

La tesis sobre el móvil del crimen que inicialmente manejaban los parientes de don Heriberto es que este peleó con su victimario,  porque a este último “le gustaban” las tierras que la víctima ocupaba, sin embargo, con base en las entrevistas con los testigos, la Policía determinó que si bien los dos hombres pelearon por un cerco, el problema de fondo fue lo del juicio.

TRES MUERTOS
Hace seis años, la víctima vivía en Cofradía, en Tipitapa, sembrando tomates y chiltomas, pero luego se trasladó a vivir a Monte Tabor y después a El Crucero, donde supuestamente unos desmovilizados, con quienes hizo amistad, le asignarían cinco manzanas de tierra.

La Policía está investigando quién es el que anda “engaratusando” a la gente con asignaciones y legalizaciones de tierras.

Según la familia doliente, don Heriberto interpuso denuncia contra su victimario hace un año, porque había sido amenazado de muerte, pero la Policía aclaró que quien realmente denunció fue un ciudadano de apellido Zeas.

Independientemente de quien haya interpuesto la  denuncia sobre la amenaza de muerte, los dolientes indicaron que el victimario, con este nuevo crimen, ya tiene tres muertos en su haber.