Leoncio Vanegas
  •  |
  •  |
  • END

OCOTAL, NUEVA SEGOVIA

Asustados se encuentran los habitantes de Ocotal, porque un borracho fue denunciado por su cantinera, quien resultó con los dedos mordisqueados por el tomador que no tenía con qué pagar las cervezas que se había tomado.

Según la denunciante, Darién Denayda Martínez Altamirano, de 20 años, propietaria de un bar en este municipio, el borracho llegó diciendo que quería una cerveza, pero como no andaba con qué pagar, dejaría un teléfono celular empeñado.

“Está bien”, dijo la joven, quien atendió a su singular cliente, pero la historia no paró ahí, porque tiempo después, Omar Vílchez Lorente exigió la devolución del teléfono, pero sin enterar el valor del líquido.

La vendedora con todo derecho se negó a devolver el aparato, entonces, sorpresivamente, el tomador le cogió una mano y le mordisqueó los dedos, como si trituraba carne asada, ocasionándole lesiones que la obligaron a buscar atención médica.