•   España  |
  •  |
  •  |
  • Tomado de La Información

Una nicaragüense, de 37 años, es sospechosa de haber asfixiado a su hijo de cinco años, con una almohada en un momento depresivo, ya que sentía nostalgia por volver a su país.

Esa es la principal hipótesis que manejan las autoridades de Valencia, España, porque al parecer el menor era lo único que la “ataba” al país extranjero.

La Guardia Civil cree que la mujer llamada Odil M. mató el sábado a su hijo, en la localidad valenciana de Almàssera, porque quería regresar a Nicaragua, su país de origen, y que al parecer el pequeño era lo único que le ataba a España. 

La mujer estaba bajo tratamiento, ya que sufría un trastorno de depresión y de ansiedad, una circunstancia que ayer confirmaron también desde la Delegación de Gobierno.

Auto lesionado

La nicaragüense reconoció ante los agentes haber asfixiado al pequeño con una almohada en la vivienda familiar.

El padre del menor  es quien halló sin vida al pequeño junto a su mujer, quien había ingerido fármacos y se había autolesionado.

Una hermana del pequeño explicó a este diario que Odil nunca había amenazado con acabar con la vida del niño, y aseguró que pasaba una “mala racha”, pero “nada grave”.

Al preguntarle sobre cuál era el motivo de su bajo estado de ánimo, la familiar indicó que hace unos meses Odil, su marido y el niño habían realizado un viaje a Nicaragua. Desde que habían vuelto ella estaba nostálgica.

La mujer llevaba unos cinco años viviendo en Almàssera junto al padre del niño  --un valenciano de 67 años-- y sopesaba dejar la vida que había construido en el municipio de l’Horta.  

Los agentes creen que ese podría ser el detonante, junto a sus problemas de salud mental, los que le habrían llevado a cometer el crimen.

Realizan autopsia

El delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Serafín Castellano, confirmó la implicación de la madre y aseguró que si bien la muerte se produjo por asfixia, el pequeño “parece que ingirió previamente pastillas”, aunque como incidió habrá que esperar la autopsia que se le realizará para confirmarlo.

Además, Castellano indicó que Odil M. “sufre, presuntamente, algún tipo de trastorno mental”.