•  |
  •  |
  • END

La venganza fue el móvil del crimen perpetrado contra el vigilante Miguel Valdez Peña, de 66 años, quien expiró en la Unidad de Cuidados Intermedios del Hospital “Lenín Fonseca”.

El deceso del sexagenario se produjo la noche viernes, después de 17 días de agonía, período en el cual los neurocirujanos lo intervinieron quirúrgicamente en un esfuerzo por salvarle la vida, reveló su hija, Ana Isabel Rivera.

Valdez, quien laboraba como vigilante en un negocio cercano al Mercado “Roberto Huembes”, fue vapuleado a tubazos por un ladrón al que descubrió hace varios meses, cuando intentaba robar.

Ana Isabel Rivera dijo que su padre fue atacado por su victimario la madrugada del pasado nueve de diciembre, cuando estaba en su puesto de trabajo.

Citando a su difunto padre, Ana Isabel señaló que el delincuente lo tomó por el cuello y lo tiró al suelo, donde lo golpeó varias veces con un tubo en la cabeza y en el rostro.

A consecuencia de los tubazos, el hombre sufrió un trauma craneal severo, por lo cual durante su agonía no pudo abrir los ojos.

La hija del fallecido aseguró que en los brazos y antebrazos de éste quedaron señales de que luchó con su verdugo, y agregó que el victimario de su padre cumplió con la promesa de matarlo luego que saliera de la cárcel.

Ayer, don Miguel Valdez Peña recibió cristina sepultura en Jalapa, municipio de Nueva Segovia.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus