•  |
  •  |
  • END

MATAGALPA

Después de cuatro años y dos meses de la muerte del joven Orlando José Gutiérrez Torres, provocada por una golpiza que le propinaron supuestamente los sujetos Daniel Antonio Oviedo y Marlon Giovanny Ríos Jarquín --este último prófugo de la justicia--, se inició el juicio oral y público en el Juzgado Segundo de Distrito Penal, a cargo del doctor Francisco Vega.

El hecho se registró la noche del 13 de octubre de 2004, cuando Orlando José Gutiérrez Torres se movilizaba sobre la Carretera Panamericana, exactamente en el kilómetro 80, en el poblado de Las Calabazas, del municipio de Darío, en compañía de Luis Enrique Lindo Jarquín, y fueron interceptados por sus agresores, que lo golpearon hasta provocarle graves lesiones.

Los dos sujetos golpearon salvajemente a Gutiérrez Torres y a su amigo, a quien levantaban en el aire y lo dejaban caer en el pavimento.

No obstante, Lindo Jarquín logró escapar de los dos sujetos y esconderse bajo un puente hasta que todo quedó en silencio, cuando los agresores de los jóvenes se marcharon, luego de dejar a Orlando José tirado a la orilla de la vía, creyéndolo muerto.

“Yo no pude hacer nada por mi amigo, me habían golpeado fuerte y no aguantaba la cabeza y la columna, por lo que mejor decidí esconderme y esperar que se fueran. Después salí y me fui a mi casa, no dije nada, fue hasta que mis padres me preguntaron que por qué no quería comer, que dije lo que había pasado. De Orlando no supe qué le habían hecho, fue hasta que lo encontraron que supe que lo habían escapado de matar”, relató Lindo Jarquín.

El testigo señaló a Daniel Antonio Oviedo como uno de los sujetos que lo golpearon junto a su amigo, que murió 24 horas después, producto de la golpiza.

En la acusación presentada por el Ministerio Público, se señala que además de la golpiza que los acusados le dieron a Orlando José, también le robaron doscientos dólares, cadenas, anillos y una pulsera de oro. La Fiscalía pidió tipificar el crimen del joven como asesinato, ya que hubo premeditación y robo con resultados de una persona muerta, aseguró el fiscal, licenciado Gabriel Somarriba.


Escalofriantes declaraciones
Las declaraciones más escalofriantes son las de la señora Lucrecia Rayo, la primera persona que junto a una hija, encontró a Orlando José sentado en una piedra, sin camisa, descalzo, remojado y sin poder atinar dónde se encontraba, además, que no podía hablar ni reconocer al inicio quienes eran las personas que lo habían encontrado.

“A mí me llegó avisar un niño a las seis de la mañana, que Orlando José estaba a la orilla de la carretera, sin camisa, descalzo y sentado en una piedra… mi hija y yo nos fuimos a ver qué le había pasado al ‘Sapón’, como lo apodaban cariñosamente, y lo encontramos sentado en una piedra. No podía hablar, estaba descalzo y sin camisa, tuvimos que levantarlo con mi hija, ya que tenía uno de los pies quebrados, lo llevamos a la casa, mandamos a llamar a su mamá, para que fuera a ver lo que le había pasado a su hijo”, resaltó la testigo ante el juez Francisco Vega y la Fiscalía.

Agrega la señora Rayo que el joven tenía golpes por todos lados, tenía los testículos inflamados, y cuando estaba hablando vomitó por primera vez la sangre. “Estaba reventado, por lo que lo llevamos a la Policía a presentar la denuncia, y firmó su declaración, donde señaló que las personas que lo habían golpeado eran Daniel Antonio Oviedo y Marlon Giovanny”, afirma.

Antes de llevarlo al Hospital “César Amador Molina”, Orlando dijo que cuando lo estaban golpeando sus atacantes le gritaban que le hacían eso para que sus padres lloraran, pero “lágrimas de sangre”. El joven fue remitido a un hospital de Managua, donde murió el 15 de octubre.

En las próximas horas se determinará la responsabilidad de Daniel Antonio Oviedo, el único que está detenido, pero que según los testimonios brindados sobre este hecho que estremeció al poblado de Las Calabazas, será encontrado culpable.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus