•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las autoridades de Nicaragua solicitaron a sus homólogos de Costa Rica permitir el ingreso de un equipo de investigadores que sigue el asesinato de una familia nicaragüense ocurrida el jueves pasado en una provincia de San José.

Las víctimas han sido identificadas como Ramón Suárez Espinoza, de 50 años; su compañera de vida, María Haydée Miranda, de 32; y sus hijos, el varón de 11 años y la niña de 9, todos asesinados de múltiples estocadas aparentemente a manos de tres sujetos en Santa María de Dota, Costa Rica.

“La Fiscal (nicaragüense, Ana Julia Guido) ha solicitado autorización a la Fiscalía de Costa Rica para enviar un equipo de expertos, un fiscal, un oficial de criminalística y uno de Auxilio Judicial (...) para verificar que todos los actos que tengan que realizarse sean los necesarios, lo indispensable para que las investigaciones y los procesos se realicen de acuerdo con las leyes y los convenios internacionales”, dijo ayer la coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo.

¿Pugna por propiedad?
El Diario Extra de Costa Rica señaló ayer que las últimas investigaciones de las autoridades del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) apuntan a que el crimen se debe a un pleito por un terreno en la finca cafetalera donde Suárez Espinoza vivió más de 30 años.

“Supuestamente el dueño de la propiedad envió a tres matones, en apariencia nicas, llegaron el jueves a la casita donde estaban solos los niños a quienes sorprendieron e intimidaron y preguntaron por los padres”, detalla el diario local.

“En medio de las amenazas, el niño salió huyendo de la vivienda, mientras a su hermanita no la dejaban salir (los hombres). Uno de los sujetos siguió al pequeño y al alcanzarlo le dio tres puñaladas por la espalda. Los sujetos maniataron a la niña, la vendaron y colocaron un trapo en la boca mientras la violaban”, informó el rotativo.

Al parecer los padres llegaron al escuchar los gritos de la menor y al percatarse de la presencia de los hombres, corrieron hacia el cafetal, pero fueron alcanzados.

Suárez recibió tres machetazos y a la mujer tres estocadas en la espalda.