•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Amordazado, maniatado y sin vida encontraron al vigilante Pedro Pascual Cortez Pavón, de 71 años, en su centro de trabajo, un negocio de organización de eventos ubicado en residencial Altamira.

La alarma se dio entre los demás guardas de seguridad, quienes se percataron que la víctima no salió en todo el día domingo, por lo que dieron aviso a la Policía Nacional, ya que sospechaban que algo malo había ocurrido.

“Él (Cortez) venía desde el sábado por las tardes y se iba lunes en la mañana, ya que los dueños pasan el fin de semana en Masachapa donde sus familiares. Lo raro es que no salió el domingo, le hablamos, tocamos los candados y pensamos que había sufrido un infarto o un derrame, porque ya estaba bastante viejito”, dijo Henry José Palacios, quien también labora como guarda de seguridad.

Sospechas
Los vigilantes comentaron que sospechan del guarda anterior de la tienda, quien estuvo interrogando a Cortez y se lo hicieron saber a las autoridades del Distrito I de Policía, quienes investigan el caso.

En el local al parecer ingresaron dos sujetos para neutralizar a la víctima y se llevaron dinero de la caja y una computadora, hasta el momento los dueños no han cuantificado el monto de lo robado.

“Mi hermano solo tenía un machete y el pobre ni se pudo defender con él, pedimos a la Policía que capture y castigue a los responsables del crimen”, dijo Julio Cortez Pavón, hermano de la víctima.

Mi hermano solo tenía un machete y el pobre ni se pudo defender". Julio Cortez Pavón, hermano de la víctima.