•  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA
La desobediencia a sus padres, los tragos de licor ingeridos en ocasión de las fiestas navideñas, y el ímpetu propio de la juventud, se conjugaron para arrebatar la vida de un joven ciclista de 19 años, al estrellarse contra un automóvil.

De acuerdo con las autoridades, tras impactar contra el automóvil Toyota Yaris, azul, placas M-073136, conducido por la joven Karen Adriana Espinoza Rosales, de 21 años, originaria de Managua, el ciclista Felipe Antonio Ramírez Paredes, de 19 años, falleció a las siete de la mañana del sábado.

El percance se produjo a las diez de la noche del viernes último, de la esquina del templo de los Mormones una cuadra al oeste, en el barrio San Agustín, cuando de acuerdo con el informe de la Policía de Chinandega, Ramírez Paredes se dirigía de sur a norte, pero giró indebidamente e impactó contra el vehículo.


Conductora no está detenida
El teniente Manuel Sequeira, vocero de la Policía chinandegana, dijo que el vehículo está retenido, y el expediente será remitido a la Fiscalía por homicidio imprudente, aunque inexplicablemente la conductora anocheció y no amaneció en la delegación departamental policial.

“Con el informe del forense ampliaremos las investigaciones; versiones de testigos y de la conductora, que portaba licencia vigente, y declaraciones de familiares del ciclista”, aseguró el oficial.

A la una de la madrugada del sábado, José Antonio Ramírez se enteró del deceso de su hijo, cuando la mesera de un bar donde éste tomó licor en el barrio El Calvario, le comunicó la fatal noticia. En horas de la mañana del sábado, Ramírez junto a su cónyuge, Juana Francisca Valle Paredes, retiraron el cadáver de la morgue del Hospital España, de Chinandega.

El progenitor afirmó que su hijo se dedicaba a la soldadura, y presuntamente se dirigía a su vivienda, situada contiguo al Instituto Bethel, en el Reparto Los Ángeles, cuando ocurrió el infortunio. Confirmó que su vástago fue velado en la Colonia “Roberto González”, de esta ciudad.

De acuerdo con versiones de familiares, más temprano, Felipe Antonio llegó a su casa con aliento etílico, por lo que fue reprendido por su madre, y el joven se marchó a bordo de una bicicleta BMX, propiedad de su primo, sólo identificado como Moisés.

Miembros de los Bomberos Voluntarios de Chinandega brindaron los primeros auxilios al joven a las 9:52 de la noche del sábado, y lo trasladaron al Hospital España, porque tenía trauma cerrado de tórax, trauma craneoencefálico y fractura en el pie izquierdo.

Ramírez Paredes fue sepultado el domingo en el cementerio de Chinandega, en medio de la consternación de familiares y amigos.