Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

JINOTEGA
La Policía de Jinotega está investigando la muerte de dos ciudadanos que fueron abatidos a tiros cuando viajaban a pie sobre la carretera que conduce a Santa María de Tapaskun, municipio de San José de Bocay, según informó la vocera policial, subcomisionada Junieth Cano, quien añadió que hasta este momento no han dado con los homicidas.

El crimen se registró el 28 de diciembre, a las cinco de la madrugada, hora en la que se escucharon tres detonaciones, justo cuando Jaime Alberto Lanzas Sevilla, de 25 años, y su sobrino, Daniel Lanzas Hernández, de 21, se dirigían a la casa de José María Lanzas, hermano y tío respectivamente de las víctimas.

Harvey Lanzas Hernández, de 23 años, familiar de las víctimas, escuchó los disparos, sin percatarse de que sus parientes viajaban delante de él, a unos 50 metros de distancia.

Pese a las detonaciones, Harvey continuó caminando y al llegar a una huerta observó a dos sujetos que se movilizaban por el lugar, pero no pudo identificarlos por la neblina y la oscuridad reinante en la madrugada.

Sin embargo, su asombroso fue al encontrar tirado sobre la vía en un callejón a su hermano, Daniel Lanzas, con un impacto de bala en la cabeza.

Otro ciudadano, identificado como Carlos Carvajal Díaz, llegó hasta donde Harvey se encontraba y le informó que había encontrado el cuerpo sin vida de su tío, Jaime Alberto Lanzas Sevilla, quien presentaba dos heridas de bala en su humanidad.

Una vez enterado de lo sucedido, don José María Lanzas, quien era el familiar al que las víctimas visitarían en su casa, intentó salvarle la vida a Daniel, por lo que decidió llevarlo al puesto de salud del municipio de San José de Bocay, pero sus esfuerzos fueron en vano, ya que éste expiró a las once y media de la mañana. Durante las primeras horas después del crimen, además de analizar la escena del hecho, los agentes de la Policía interrogaron a los vecinos de los asesinados, pues, según explicaron, todo apunta a que los homicidas conocían a las víctimas.

Una de las hipótesis que se barajan en las indagaciones preliminares, sobre todo por el modo en el que fueron asesinados los hombres, es que se trata de un “ajuste de cuentas” por razones desconocidas, ya que las víctimas no llevaban dinero.