José María Centeno
  •  |
  •  |
  • END

EL RAMA
Jahaira Gaitán Pérez, de 20 años, fue encontrada estrangulada en la habitación número 15 del hospedaje “Dos Hermanos”, del Barrio Central de esta ciudad, propiedad del señor William García.

Según el informe del señor García, la sorpresa se la llevó la persona encargada de la limpieza de las habitaciones, cuando a eso de las tres de la tarde se disponía a asear porque la muchacha que alquiló este cuarto no aparecía. La puerta estaba con candado y ya era hora de cobrar de nuevo, porque ya se habían cumplido las 24 horas.

Buscaron la otra llave del candado y abrieron la puerta y observaron el cuerpo sin vida de la joven. El cadáver estaba desnudo y tenía la cara ensangrentada.

De inmediato, los encargados del hospedaje llamaron a la Policía Nacional, por lo que llegó una guardia operativa. Según dictamen del médico forense, la joven murió por asfixia mecánica provocada.

En el cuello había huellas de violencia, lo que indica que el individuo, una vez que satisfizo sus instintos carnales, la mató y muy tranquilamente salió del cuarto, puso el candado de la puerta y como si no hubiera hecho nada se dio a la fuga.

Según personas que pidieron no se revelaran sus nombres, a Jahaira la vieron a la una de la madrugada del pasado lunes en un centro de diversión nocturna, y entre las dos y las tres de la misma madrugada, ella entró acompañada de un hombre, del que se desconoce su identidad, porque quien alquiló el cuarto fue la joven.

La víctima residía frente al comedor infantil del Barrio 19 de Julio, de la ciudad de Bluefields, donde habita su mamá, la señora Julia Gaitán. Ella había salido de su casa con rumbo desconocido, y fue el domingo que sus amigas la vieron en Ciudad Rama. Jahaira dejó en la orfandad a dos varoncitos, uno de cinco años y otro de uno. Doña Felícita Jarquín, tía de la muchacha, al percatarse de la mala noticia, expresó que ella ni idea tenía de que su sobrina se encontraba en esta ciudad.

Fue hasta que escuchó del hallazgo de una joven cuyo nombre fue descrito como el de su sobrina que acudió a reconocerla y confirmó que era Jahaira, por lo que pidió que la llevaran a su casa para que ahí fuera velada, mientras la mamá decidía si la llevaba a Bluefields o la sepultaban en esta ciudad.

La señora Jarquín señaló que por falta de recursos económicos no fue posible trasladar el cuerpo a Bluefields, por lo que se le brindaría cristiana sepultura en Ciudad Rama.

La Policía Nacional de El Rama trata de dar con el paradero del criminal.