•  |
  •  |
  • END

LAS MINAS, RAAN
El primer crimen del nuevo año 2009 en Las Minas tuvo su origen en una impetuosa riña entre tío y sobrino, mismo que terminó luego que el abuelo del último lo matara de tres balazos.

Omar Rostrán Acuña, de 22 años, es la víctima que pereció a consecuencia de tres impactos de balas, aparentemente de un revólver calibre 38, manipulado por Idelfonso Acuña Matute, de 66 años, su abuelo materno, la mañana del primero de enero, en la comarca Susún Central, ocho kilómetros al noreste de Rosita, Región Autónoma del Atlántico Norte.

En el lugar, Omar, según la investigación policial, en estado de ebriedad, discutió con José Mateo Acuña Zeledón, su tío, provocándole hasta que se trenzó a los golpes y lo superaba en lucha, incluso intentaba asfixiarlo, cuando llegó el abuelo y progenitor de este último, con el revólver en mano a separarlos.

Ataque e insultos
Como el nieto lo ignoraba y siguió atacando al tío, a la vez que lo insultaba con palabras soeces, el anciano decidió dispararle hasta causarle la muerte de forma instantánea.

Una de las balas le penetró en la espalda, otra en el costado derecho y una última debajo de la tetilla izquierda.

Quizás, con esa fatal acción, don Idelfonso Acuña, conocido en la localidad como una persona calma y poseedor de una paciencia que la demostrada con su hablar pausado y su caminar lerdo, procuró salvar a su hijo, matando a su propio nieto.

Pero a la vez, como que ya habían esas intenciones de hacer uso del arma, ya que el ahora parricida tenía serios problemas con su nieto, supuestamente porque éste le hacía la vida imposible a la familia.

Se asegura que el occiso le robaba el ganado al abuelo y cuanto objeto de valor les encontrara. También se dice que cada vez que el nieto se embriagaba, se convertía en un energúmeno, al punto que la familia prefería huir.

El abuelo y nieto habitaban en la misma casa, con sus respectivas familias. El señalado autor huyó del lugar, pero en horas de la tarde se entregó a la Policía, mientras el occiso fue sepultado ayer dos de enero, en el cementerio local de Rosita.