Francisco Mendoza S.
  •  |
  •  |
  • END

MATAGALPA
Tres violadores ya no volverán a someter a las mujeres matagalpinas. Sólo en lo que va del presente año, tres féminas han sido violadas, incluyendo una niña de 12 años, misma que fue víctima cuando su madre vendía en la acera de una iglesia evangélica del municipio de Waslala.

En los tres casos, la Policía logró capturar a los supuestos implicados, quienes ya pasaron a la orden del Ministerio Público, para que respondan por los delitos cometidos.

La primera violación ocurrió en la comarca Las Carmelitas, donde una joven de 27 años, que se dirigía a las diez de la mañana a buscar leña, fue interceptada por un sujeto desconocido que vestía un suéter azul, pantalón café, zapatillas café y estaba armado con un machete. El tipo detuvo a la muchacha y le preguntó con quién andaba en ese lugar, a lo que ella contestó que iba sola.

La mandó desnuda
La respuesta fue el pecado de la muchacha, porque el degenerado la tomó de las manos y la arrastró a unos predios montosos que estaban a la orilla del camino, donde la obligó a desnudarse para luego violarla sin importarle las súplicas de la joven.

Una vez saciados sus instintos sexuales, el desconocido la despojó de 20 córdobas y la mandó desnuda a su casa, además le advirtió que si la volvía a ver por ese lugar, la iba a matar.

La afectada se dirigió a la Policía a denunciar el hecho, y los agentes de un equipo de investigación lograron capturar a cinco sospechosos, uno de los cuales fue reconocido por la joven. El hombre fue identificado como Marvin José Quintero Hernández, de 20 años. Otra violación se registró en la comarca El Esquirín, municipio de Muy Muy, donde una joven de 22 años fue violada en su dormitorio, al quedarse dormida con la puerta abierta, lo que aprovechó un vigilante para someterla a sus aberraciones.

La afectada dijo a la Policía que se encontraba en la Finca Llansa, en compañía de dos amigas y de dos varones, entre ellos el vigilante, por lo que para celebrar el año nuevo mandaron a comprar unas botellas de ron, las que consumieron rápidamente. Luego, ella se fue acostar sin imaginar que sería víctima del vigilante.

La joven aseguró a los agentes que sintió que le dieron un halón como si la querían botar de la cama, rápidamente le abrieron las piernas y la comenzaron a violar, por lo que luchó para quitarse de encima a su agresor, a quien reconoció como el vigilante de la hacienda, Francisco José López Salgado, de 32 años.

Al escuchar los gritos de la joven sus amigos llegaron a ayuda, pero el vigilante accionó el arma amenazando a los amigos de ella, con dispararles si entraban al cuarto, por lo que con el arma en la mano logró salir del lugar y darse a la fuga, mientras la afectada se dirigía a la Policía de la localidad para denunciarlo.

Una patrulla se movilizó hasta el lugar donde se cometió el delito y sus miembros dieron persecución al violador, a quien lograron capturar en el municipio de San Ramón, cuando se movilizaba en un bus de transporte colectivo con dirección a Matagalpa.

El otro caso de violación se registró en la Comarca La Posolera, municipio de Waslala, cuando un adolescente de 17 años, apoyado por otro de 21, se llevó a una menor de 12 años, a bordo de un taxi, cuando ésta se encontraba dentro de una iglesia evangélica, según la denuncia que interpuso la madre de la afectada.

Una patrulla se movilizó al lugar y recuperó a la menor que estaba en la casa de una hermana del adolescente, por lo que las investigaciones continúan para determinar la culpabilidad o inocencia del acusado por el delito de violación.