Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Pese a que la Fiscalía y la Policía saben que cuando una persona actúa en defensa de su vida y de sus derechos ante una agresión ilegítima está exenta de responsabilidad penal, acusaron y pusieron en prisión a un ciudadano que defendió a su familia matando a un supuesto delincuente.

Los hechos ocurrieron en el barrio San Judas, el primero de enero, a la una de la madrugada. Róger Antonio Zamora Sánchez, quien es vigilante y ahora está siendo acusado, se encontraba en su casa de habitación con Carlos José López, Silvia Ileana Hernández y el resto de su familia celebrando el fin de año cuando llegaron los pandilleros.

Según la acusación que la Fiscalía presentó en el Juzgado Cuarto Penal de Audiencias, el domingo pasado, entre los supuestos pandilleros estaba un adolescente, Juan Víctor Sánchez Neyra, y otros desconocidos que empezaron a lanzar piedras contra la casa de Zamora Sánchez, quien en compañía de Carlos José López salió de la vivienda para reclamar por el ataque.

Pero “los tirapiedras” no hicieron caso y más bien se fueron a buscar refuerzos para seguir apedreando la casa de Zamora Sánchez, quien volvió a salir de su hogar con un machete en la mano y logró ahuyentar por un momento a sus agresores, quienes luego regresaron para acorralar a toda la familia del vigilante.


El cuarto ataque
El escrito acusatorio detalla que producto del ataque pandilleril, Carlos José López y Silvia Elena Hernández resultaron lesionados y no pudieron impedir que los supuestos delincuentes entraran a la casa para robarse un equipo de sonido Sony que don Róger Zamora Sánchez había comprado en 7,090 córdobas.

Al verse intimidado, el vigilante llamó por teléfono a su hermana, Maritza Zamora Sánchez, quien a bordo de su vehículo lo acompañó a la Policía de la Estación Tres para interponer la denuncia, pero estando en la delegación recibieron una llamada a través de la cual les avisaron que los pandilleros estaban atacando la casa a pedradas por cuarta vez.

Maritza Zamora y su hermano decidieron regresar a la vivienda, pero cerca del Ceibón encontraron a Danilo Aburto Villachica, quien junto a Juan Víctor Sánchez, apedreó a don Roger Zamora y lo derribó, por lo que la hermana le pasó un revólver Colt, calibre 38, para que se defendiera, momento en el cual la víctima accionó el arma y mató de un balazo en el abdomen a Aburto Villachica.


No acusaron a agresores
Luego, don Róger se encontró con el resto de personas que atacaron su casa y les disparó, hiriendo en el tórax al menor de edad, por lo que fue acusado por homicidio y homicidio frustrado, en tanto que a doña Maritza Zamora la Fiscalía la imputo como supuesta cooperadora necesaria de ambos delitos.

De los agresores de la familia de don Róger, la Fiscalía sólo acuso por lesiones y robo a Juan Víctor Sánchez Neyra.

Durante la audiencia preliminar del proceso, la abogada Helga Asher le pidió al juez Vicente Rodríguez que no admitiera la acusación de la Fiscalía y que no le aplicara la prisión al vigilante porque está claro que actuó en defensa de su vida y los suyos y la Policía no le prestó auxilio en el momento indicado, sin embargo, el juez le decretó prisión hasta el 13 de enero, día de la audiencia inicial del proceso.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus