•  |
  •  |
  • END

LAS MINAS, RAAN

En el instante que Juan Chavarría Gaitán, de 31 años, encendía una motocicleta prestada que acababa de lavar en el río Sulivan, un hombre lo acribilló de 23 balazos en la espalda.

El asesinato ocurrió a las 6:10 de la tarde del lunes 5 de enero, bajo el puente del río Sulivan, ubicado a unos cinco kilómetros sobre la deteriorada carretera que comunica Rosita con Banacruz, en la Región Autónoma del Atlántico Norte.

Al momento del ataque, la víctima botó la motocicleta e intentó protegerse de la lluvia de balas en una base de concreto del puente en construcción, pero ya estaba herido de muerte, y cayó en el río boca abajo.

Aparentemente el asesino era de estatura baja, vestía camisa blanca y pantalón oscuro, y calzaba botas de hule. Según presunciones, el crimen fue ejucatado con una escopeta y un revólver.


Perdigonazos por doquier
La mayor parte de balas que perforaron la espalda y región occipital de Chavarría, son perdigones.

Un amigo de la víctima le extrajo uno de los perdigones del dorso izquierdo con una navaja, a petición de la Policía Nacional que necesitaba esa pieza como evidencia.

Genaro Rocha Gómez, dueño de la motocicleta que la víctima lavó antes del crimen, comentó que observó al otro lado del río al asesino, quien disparó contra su amigo a una distancia de 20 metros, luego se acercó para “rematarlo” y después huyó cruzando los alambres de púas de la propiedad de Pedro López Lira que colinda con la de la víctima.

Rocha recordó que fue él quien comenzó a lavar la moto en la orilla del riachuelo, pero como Chavarría la había usado, éste decidió ayudarlo, confirmó el jefe policial de Rosita, teniente José Alex Chacón.


Un reclamo de por medio
Reina Isabel Manzanares Urbina se declaró desconcertada por el asesinato de su marido, al igual que sus vecinos y amistades, porque Juan Chavarría supuestamente no tenía problemas con nadie, era trabajador y se ganaba la vida honestamente aserrando madera.

Sin embargo, la Policía Nacional de Rosita supo que la víctima le estaba reclamando una propiedad en San San Was abajo, a Pedro Lira López, un productor camoapeño de la zona, quien hace cuatro años le prestó mil dólares, a la víctima, y como pudo pagar perdió su tierra.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus