Máximo Rugama
  •  |
  •  |
  • END

En medio de un ambiente de pesar y dolor, los familiares del niño Jason Emmanuel Calderón Palma, de dos años, le dieron cristiana sepultura en el cementerio del municipio esteliano de San Juan de Limay. El pequeño murió ahogado al caer accidentalmente en una pileta con agua, en el patio de su casa.

El hecho lamentable ocurrió en el barrio “José Esteban Moncada”, de la localidad de San Juan de Limay, el cual se ubicada a orillas de la carretera que va hacia el municipio leonés de San José de Achuapa. El dictamen del médico forense indica que la muerte del menor se debió a asfixia por sumersión.

La muerte del niño fue reportada ante la Policía por la señora Raymunda Calderón Raudez, de 65 años, abuelita de Jason, quien se hizo acompañar por tres niños, todos menores de diez años.

La señora Calderón Raudez detalló a las autoridades que la pileta donde almacenan agua fue sellada hasta que sucedió la tragedia.

El teniente David Lazo Valle, portavoz de la Policía esteliana, señaló que peritos de la Policía continúan investigando para determinar si en este caso lamentable hubo o no negligencia.