Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Saquean camioneta
Yelba Tablada / JUIGALPA, CHONTALES
Elementos desconocidos, aprovechando el descuido de la señora Paulina del Carmen Centeno, sustrajeron de su camioneta la suma de 24 mil 473 córdobas, entre dinero en efectivo, cosméticos, celulares, documentos personales y otros objetos de valor. Este delito, tipificado como hurto, ocurrió de la Clínica San Ramón media cuadra al norte, cuando Paulina del Carmen dejó estacionada su camioneta Nissan, verde, placas CT 4803, y penetró a una tienda del sector, a realizar unas compras.

En ese instante los delincuentes forzaron una de las puertas para cargar con una cámara fotográfica digital, un celular moderno, un perfume de marca, una pulsera de plata, ocho mil 300 córdobas en efectivo, productos cosméticos, un body splash, dos libretas de ahorro, un manojo de llaves y tres carteras con dinero.

Asegura la víctima que el robo lo descubrió porque mandó a su hija a traer la cartera para pagar las compras, pero en ese momento ésta le comunicó que la puerta trasera estaba mal cerrada y al revisar el vehículo observó que sus pertenencias habían desaparecido. La mujer, al comprobar el robo, de inmediato dio aviso a las autoridades de Policía de Juigalpa, sin embargo, la guardia operativa, después de un exhaustivo rastreo por toda la ciudad, no encontró pista de los posibles atracadores. Una fuente que nos pidió mantener su nombre en el anonimato informó que en la entrada a Managua oficiales del Distrito Seis capturaron a cuatro sujetos a bordo de un automóvil, los que aparentemente están vinculados con el hurto en perjuicio de Paulina del Carmen, y supuestamente este lunes fueron remitidos a la estación de policía de Juigalpa.

Dos cuatreros tras las rejas
Yelba Tablada / VILLA SANDINO, CHONTALES
Oficiales de la Inteligencia de la Policía de Chontales capturaron en una de las calles del poblado de La Gateada, en Villa Sandino, a Gerardo Alfredo Mejía Duarte, de 21 años, y a Santos Martín Obando Oporta, de 37, por ser los presuntos autores del delito de abigeato en perjuicio del productor Marcos Antonio Mejía. Estos sujetos estaban circulados y la juez de Distrito de Audiencias de Acoyapa había extendido las órdenes de capturas, y a pesar de los esfuerzos de los uniformados, no lograban dar con el paradero de los supuestos abigeos.

El tiempo avanzaba y el productor clamaba por justicia, hasta que la noche del seis de enero ambos sospechosos caminaban tranquilamente por la calle central de La Gateada, y cuando observaron una patrulla de infantería intentaron darse a la fuga, pero se les hizo imposible escapar. De acuerdo con la información, estos elementos fueron denunciados por el productor Marcos Antonio Mejía, por el robo de varios semovientes de su finca ubicada en la zona de Villa Sandino. En el proceso los uniformados lograron marcar como los principales sospechosos de este abigeato a Gerardo Alfredo Mejía Duarte y a Santos Martín Obando Oporta, porque cuando arreaban los animales fueron vistos por algunas personas del sector. La pareja de supuestos robaganado fue remitida a las celdas preventivas de la Policía de Villa Sandino, donde espera que la juez de Acoyapa realice la primera audiencia del proceso.

Le rajan la oreja en pleito de borrachos
Yelba Tablada / JUIGALPA, CHONTALES
Por andar ingiriendo licor, Patricio Picado Gudiel, de 52 años, podría quedar como el famoso caballo mexicano llamado “El oreja rajada”, después de recibir un contundente golpe al protagonizar una acalorada discusión con la mesera de un bar y otra persona desconocida. La agresión se registró en un bar ubicado frente al Mercado Mayales, de Juigalpa, hasta donde llegó Picado Gudiel a hacerle mérito a su apellido y se sentó en una mesa para tomar y tomar cervezas en un ambiente agradable. Al parecer, cuando Patricio ya estaba hablando “enredado”, una hermosa mujer se le acercó y con educación le dijo: “Señor, por favor cancele la cuenta porque ya está bien tomado”, pero la respuesta fue la siguiente: “Vos ni la mesera sos para que a mí me cobrés”. Fue en ese momento que se levantó y se dirigió a la barra para hablar con la mesera oficial, y en ese instante se entabló una acalorada discusión.

De pronto, el cincuentón sintió dos potentes golpes que le abrieron la ceja izquierda y la oreja derecha. En medio del alboroto no se supo si el hombre pagó la cuenta, y posteriormente llegó ante la Policía de Juigalpa a interponer formal denuncia en contra de las mujeres que supuestamente lo habían agredido. Las autoridades del orden público se hicieron presentes a la escena de la agresión para realizar las investigaciones preliminares, pero la pareja de damas describió el problema desde que inició hasta que el hombre abandonó el bar.