Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Juez deshace injusticia monumental
Porque la misma acusación establece que quienes ahora aparecen como víctimas llegaron a atacar la casa de Róger Zamora Sánchez en reiteradas ocasiones y éste tuvo que defender su hogar y familia a balazos, la juez Cuarto Penal de Audiencias, Martha Martínez , lo puso en libertad, tras 12 días de prisión, pero de todos modos tendrá que enfrentar juicio por homicidio el cuatro de marzo. Antonio Zamora Sánchez estaba en su casa, en San Judas, en una fiesta el primero de enero, cuando llegó un menor de edad y otras personas a apedrearle la vivienda, a robársele un equipo de sonido y a agredir a su familia, por lo que interponer la denuncia, pero como la Policía no le hizo caso regresó a su hogar, que en ese momento estaba siendo atacado nuevamente. Su hermana, Maritza Zamora, le pasó un arma para que se defendiera, porque sus agresores lo tenían en el suelo, y disparó, con tan mala suerte que mató a Danilo Aburto Villachica e hirió a un menor de 15 años. Juana Lucía Villachica dijo que su hijo, Danilo, “no era ningún delincuente”, porque trabajaba y recibía remesas de dinero de su padre desde el exterior, sin embargo la abogada Helga Asher presentó documentación que revela que el aludido tenía una orden de captura por homicidio desde abril de 2008. Por otro lado, Asher explicó que siendo que su cliente estaba en el suelo al momento de los hechos, es imposible que la trayectoria de la bala que mató a Aburto haya sido de arriba hacia abajo, como dice el dictamen médico postmortem, además mencionó que la Policía le hizo la prueba de productos nitrados a otras cuatro personas, prueba que resultó positiva, lo que quiere decir que cualquiera de ellas pudo haber disparado contra Danilo Aburto, quien según su madre, al momento de los hechos andaba en la calle felicitándola a ella por el año nuevo, y no acompañando en sus fechorías al menor de edad.

Liberan a “Pipoca”
Porque la Fiscalía no presentó pruebas suficientes para acreditar que Javier David Gómez Rayo, alias “Pipoca”, participó en el homicidio de Ronald Octavio Espinoza, de 33 años, conocido como “Cara de Gato”, el juez Quinto Penal de Audiencias, Julio Arias, decidió archivar la causa y poner en libertad al acusado. El judicial le había dado cinco días al Ministerio Público para buscar más pruebas, pero éstos sólo presentaron tres que no probaban nada. En ese sentido el defensor público Clipton Rafael Ortega explicó que el dictamen médico legal claramente dice que la víctima murió de hemorragia por herida de bala y no a consecuencia de los puntapiés que supuestamente su defendido le había propinado a la víctima “para rematarla”. Pero además, el dictamen ni siquiera mencionaba hallazgo alguno con relación a los puntapiés que “Cara de Gato” habría recibido después de haber sido baleado por Elvin Antonio Gómez Rayo, de 25 años, alias “El Chele Elvin”, quien esté en prisión a la espera de juicio por el crimen.

La desventura de Buenaventura
Buenaventura Rodríguez Guadamuz vivió ayer la desventura de haber sido remitido a juicio por la presunta autoría del delito de posesión de 48.3 gramos de marihuana, que según la Fiscalía cargaba en la bolsa izquierda del pantalón el pasado cuatro de enero, cuando la Policía lo requisó en la calle, frente a Enabás, en Carretera Norte. El juicio para don Buenaventura será el 16 de febrero, mientras tanto seguirá en prisión preventiva, medida que según su abogado es desproporcional, porque él no se dedica a delito alguno y es una persona enferma. Además, el mismo acusado comentó que él no portaba la hierba el día de su arresto.