Francisco Mendoza S.
  •  |
  •  |
  • END

MATAGALPA
Dos personas más perdieron la vida en Matagalpa, en lo que parece ser una escalada violenta en el arranque de 2009. En uno de los casos, la víctima, después de ser asesinada, fue sepultada y su tumba cubierta con hojas de chagüite, según dieron a conocer las autoridades policiales por medio de la vocería departamental.

En el municipio de Waslala, la Policía reportó el asesinato del ciudadano Leonel Montenegro Blandón, de 58 años, quien se dedicaba al comercio de cacao y había salido con dirección a ese municipio, pero ni llegó al poblado ni regresó a su casa.

Después que sus familiares lo reportaron como desaparecido, la Policía comenzó las investigaciones para dar con su paradero. Fue hasta el pasado jueves que el cuerpo de Montenegro fue encontrado semienterrado en un plantío de cacao, propiedad de la señora Juana Rivas, ubicado en la comarca El Papayo, y la rústica sepultura estaba cubierta con hojas de chagüite, aseguraron las autoridades.

El cuerpo presentaba tres golpes en la cabeza que le causaron una fractura craneal, lo que según el forense, le provocó la muerte. Las investigaciones continúan para dar con los autores de este hecho sangriento que enluta otro hogar de la Perla del Septentrión.

Hasta el momento la Policía presume que el móvil del crimen fue el robo, ya que el día que don Leonel salió de su casa llevaba 50 mil córdobas en efectivo consigo, dinero que no fue encontrado, al igual que la cartera y los documentos personales que portaba el afectado.

La Policía detuvo a dos personas que fueron vistas acompañando en días anteriores al difunto, y se han convertido en los principales sospechosos del crimen, pero serán las investigaciones las que determinen su involucramiento en los hechos.

En un casino
De igual forma, en el municipio de Esquipulas una persona perdió la vida a balazos y otra resultó herida después que el dueño de un casino hiciera uso de su arma al ver querían agredir con un cuchillo a uno de sus paisanos.

Irónicamente, el que resultaría muerto más bien trataba de evitar la agresión, y como “pago” recibió un balazo.

Edgard Hernández Picado, de 35 años, en compañía Carlos Ruiz Orozco, de 19 años, entró al salón de tragamonedas propiedad del chino Khan Cheng, donde el más joven sacó un cuchillo y se lo puso a su primo menor.

Uno de los chinos que estaba presente hizo un comentario que no fue del agrado de Ruiz Orozco, quien se abalanzó con el cuchillo sobre el asiático, por lo que el dueño del salón entró en su defensa y disparó una pistola 9 mm, cuyo proyectil impactó en una pierna de Carlos, quien cayó al piso del local.

La Policía determinó que el herido se levantó y se volvió a lanzar contra el chino, por lo que Khan Cheng realizó otros dos disparos, uno de los cuales impactó en la humanidad de Edgard Hernández, que trataba de calmar a Carlos Ruiz. Los dos heridos fueron trasladados al centro de salud de la localidad, donde falleció Hernández a consecuencia del disparo que le atravesó un pulmón.

La Policía detuvo al chino Khan Cheng, dueño del salón de tragamonedas y presunto autor del homicidio, a quien se le ocupó el arma homicida, una pistola 9 milímetros con 12 proyectiles y un magazín con 14. Las investigaciones continúan y será la Fiscalía la encargada de acusar o exonerar al asiático.