•  |
  •  |
  • END

Ni la muerte fue capaz de separar el amor que un día se juraron José Alberto Tinoco Zeledón, de 19 años, y su esposa, Yanira Vargas Centeno, de 18, porque ambos perecieron en un trágico accidente de tránsito en la carretera Jinotega-Matagalpa.

La pareja de jóvenes recién casados se topó con la fatalidad cuando viajaban en la motocicleta placas JI 813 y fueron embestidos frontalmente por la camioneta matrícula ES 00496.

De acuerdo con el informe de las autoridades de Tránsito, la causa de la tragedia fue invasión de carril por parte de Alberto Velásquez Meza, de 51 años, quien conducía la camioneta.

Tinoco murió en el lugar de la tragedia a consecuencia de trauma craneal severo, y su esposa murió minutos después en el Hospital de Jinotega víctima de una hemorragia interna que le produjo el brutal encontronazo.

17 días de agonía
Dos días después de su cumpleaños número 32 se rindió ante la muerte el comerciante José María Orozco, quien permaneció 17 días en agonía en la Unidad de Cuidados Intermedios del Hospital “Lenín Fonseca”.

El deceso de Orozco se produjo a las seis de la mañana de ayer sábado, confirmó su cuñado Hugo Peralta.

Orozco sufrió un fatal accidente a las diez de la mañana del pasado primero de enero, cuando el conductor de una camioneta gris que se dio a la fuga impactó el carro en que viajaba.

A consecuencia del impacto, Orozco, quien deja en la orfandad a una niña de 12 años y a un adolescente de 15, sufrió un trauma en el tórax que le destruyó un pulmón.

Lucha por sobrevivir
El motociclista Alex Morán Aráuz, hasta la tarde de ayer libraba una heroica batalla por sobrevivir a las graves lesiones que sufrió la tarde del viernes tras estrellarse contra un camión cargado con ganado.

En el brutal encontronazo donde Morán perdió todos los dedos de una mano al impactar con el pescante del camión, también salió lesionada su compañera de trabajo Guisell Ramírez López.

Morán, quien fue trasladado en estado agónico del Hospital “Alemán Nicaragüense” al “Lenín Fonseca”, sufrió el brutal encontronazo en el lugar conocido como “La Curva del Diablo”, en el kilómetro 16 de la carretera vieja Tipitapa-Managua.

Según las autoridades de Tránsito, las causas del accidente fueron el exceso de velocidad y la falta de pericia por parte del joven motociclista.