•  |
  •  |
  • END

MASAYA y Managua

La Policía de Masaya investiga un raro robo, tras la captura de tres sujetos, los cuales habían incursionado a la casa de empeño “Se empeña”, ubicada a sólo dos cuadra de la delegación policial.

Según el subcomisionado Omar García, jefe de la Secretaría de la Policía de Masaya, la captura se logró porque al momento del hecho pasaba una patrulla, cuyos oficiales vieron actuando raro a los sospechosos, y cuando se estaban acercando éstos huyeron a bordo de la camioneta Toyota Hilux, beige, placas M-126 596.

Los tres detenidos son originarios de Mateare, Masaya y Managua fueron identificados como Juan Horacio Martínez, de 36 años; William Antonio Mejía Díaz, de 49, a quien se le encontró joyas en la boca, y Damián Antonio Galeano Benavides, conductor de la camioneta.

Después de una larga persecución, los oficiales capturaron a los tres sujetos en la Villa 12 de Mayo, y se les ocupó prendas de oro y 4 mil 200 dólares.

Durante el asalto salieron lesionados los dos guarda de seguridad de la casa de empeño, de nombres Osvaldo Gutiérrez Gaitán, de 44 años, y Javier López Ruiz, de 38, los cuales fueron trasladados al hospital de Masaya, donde los médicos verificaron que sólo recibieron golpes leves en la cabeza.

EL NUEVO DIARIO trató de conseguir las versiones los guardas de seguridad y estos se negaron a darlas.

El subcomisionado García agregó que la camioneta que usaron los asaltantes es propiedad de Caruna, pero que aún está en investigación.

Relacionado a este caso, pero en Managua, se conoció que la noche del sábado 17 de enero, Pablo Antonio Otero estaba con su familia, frente a su casa ubicada en Residencial Las Brisas, cuando fue víctima de robo con intimidación por parte de tres sujetos, quienes le robaron la camioneta Toyota Hilux, del año, placas M 126-569, propiedad de la empresa Alba-Petróleos de Nicaragua, Albanisa, que es la misma encontrada en Masaya.

En la denuncia que el afectado interpuso en la Segunda Delegación de Policía, manifestó que los delincuentes, además del vehículo le robaron un celular valorado en 700 dólares, y le dijeron: “la camioneta la vas a encontrar después”.