•  |
  •  |
  • END

Los 12 hijos de don Alejo Flores Urbina, de 74 años, quien perdió la vida a mano de desalmados, que pretendían robarle, piden justicia por la muerte de su familiar.

El anciano cuidaba desde hace tres años unas tierras en “El Jobo”, en El Timal, Tipitapa y estaba a la espera que le dieran su título de propiedad, dijo Isabel Martínez, sobrina del occiso.

El cuerpo sin vida fue encontrado a las seis de la mañana, de ayer, por unos conocidos de la víctima, quienes avisaron a la Policía del Distrito Ocho, los que observaron que al frente de su casa había una mancha de sangre que anunciaba el fatal desenlace que enluta a una familia nagaroteña.

A la orilla de la carretera, semicubierto por los matorrales, se encontraba tendido el cuerpo de don Alejo, a quien le habían amputado una de sus manos a machetazos.

“Parece que él quiso defenderse y metió sus manos, una la perdió y la otra quedó en un hilo unido a un pedazo de piel. Él no tenía oportunidad, ya que su machetito está dentro de la casa y por eso lo masacraron ”, expresó desconsolada Isabel Martínez.


Móvil fue el robo
Los familiares del occiso descartaron que el móvil del atroz asesinato fuera por conflictos de propiedad, ya que están a la espera de la resolución del gobierno para la legalización de sus tierras.

“El gobierno tiene un compromiso con los demandantes de tierra y estamos a la espera de la titulación de nuestras parcelas”, dijo la sobrina del infortunado.

Isabel Martínez declaró que en “El Jobo” se ha desatado la delincuencia, producto de la pobreza del lugar.

“Muchas personas que cometen delitos en Managua vienen a esconderse por estos lados. Además, aquí el que tiene diez pesos, es como si tuviera un platal” señaló la denunciante.

Comentó que don Alejo recibía provisión cada dos días y le dejaban su dinero para que supliera otras necesidades.

Tanto los familiares como vecinos del difunto afirmaron que los presuntos autores del hecho son unos bebedores consuetudinarios, a quienes vieron discutir con la víctima, horas antes del infortunio.


Policía investiga
La guardia operativa se movilizó hasta la escena del crimen con la técnica canina, donde rastrearon toda la zona y se detuvo a cuatro ciudadanos para ampliar la investigación.

Entre los investigados están Francisco Javier Urbina, Fidel Adalberto Toledo Cruz, de 55 años, José María Chávez y Omar Fierro, de 49 años.

Algunos de estos sujetos son visitantes asiduos de la cantina que queda a un kilómetro de la casa de don Alejo.

Los detenidos afirmaron conocer a la víctima y ser inocentes del crimen atroz. Mientras la Policía del Distrito Ocho investiga para dar con los autores del asesinato del Alijo Flores Aburto.