•  |
  •  |
  • END

Una triste Navidad pasarán dos familias capitalinas luego de que un voraz incendio redujera a ruinas su vivienda y sufrieran la pérdida de un familiar.

Don Jorge Gutiérrez relató el heroísmo de su esposa, Mercedes Guadalupe Toruño Cáceres, al proteger a sus dos pequeños hijos de una muerte segura.

Mercedes Toruño ingresó al Hospital “Lenín Fonseca” con el 90 por ciento de su cuerpo con quemaduras y pronóstico reservado, pero sucumbió la tarde de ayer. Según Maritza Salinas, el incendio ocurrió a las dos y media de la madrugada y todo parece indicar que fue producto de un cortocircuito.

“Lo perdimos todo, ropa, comida, dinero. Prácticamente estamos en la calle”, dijo Salinas, mientras sus vecinos hacían una recolecta para ayudar a las familias afectadas.

Gutiérrez relató que el incendio inició en el cuarto de sus hijos y su esposa al escuchar los gritos de los pequeños se abalanzó sobre ellos y los cubrió para que no resultaran lastimados.


Era una excelente madre
“Ella es una excelente madre, hizo todo para proteger a sus hijos. El niño tiene seis años y la pequeña de nueve, la cual se encuentra en un estado crítico”, expresó consternado el papá.

Su suegra, Lilliam Cáceres, no podía creer lo sucedido, pues fue un suceso imprevisto y doloroso, que marcará a la familia el resto de sus vidas.

Dos unidades de los Bomberos se hicieron presente, pero las llamas consumieron todo a su paso, dejando en la ruina a cuatro familias, en dos viviendas del barrio Santa Ana.

Los afectados solicitaron a la población les brinde un poco de ayuda para volver a reconstruir sus casas. Este hecho ocurrió de la Iglesia Santa Ana, dos cuadras al sur, media cuadra arriba.