Francisco Mendoza S.
  •  |
  •  |
  • END

MATAGALPA
En las celdas de la Policía Nacional de esta ciudad se encuentra el ciudadano José Rufino Valle García, de 50 años, después de propinar varios golpes en la cabeza a su joven mujer, para luego amenazar con matarla a cuchilladas.


El hecho se registró en la Comarca Yaule, municipio de Matagalpa, cuando Thelma Arvizú Zamora, de 29 años, se encontraba descansando después de una jornada de trabajo en un beneficio de café, pero cuando más tranquila estaba, apareció su compañero de vida, ebrio, y le dijo que se levantara a lavarle una ropa y para que comprobara que él era el que mandaba en casa, comenzó a patearle la cama.


No conforme, el energúmeno golpeó la cabeza de la joven y luego sacó un cuchillo y se le abalanzó con intenciones homicidas, pero ella logró salvar su vida gracias a la intervención de una prima y logró huir a la casa de unos familiares. Hasta allí la siguió el borracho, para amenazar a toda la familia que se encontraban en la vivienda.


Una patrulla se presentó al lugar y sus agentes lograron neutralizar al bullicioso y trasladarlo a la unidad policial, donde a hora está a la espera de ser acusado por agresión física y psicológica. Curiosamente, la “valentía” mostrada con su mujer no le sirvió de nada al momento de su arresto.

Despojada a punto de machete

Por otro lado, delincuentes armados de machetes y a bordo de un automóvil sin placas, despojaron a una mujer que acaba de llegar de Costa Rica, de la cantidad de 2 mil córdobas en efectivo, objetos y documentos personales hasta por la suma de diez mil córdobas.


Jessenia Palacio Tercero, de 30 años, llegó el sábado al poblado de Río Blanco, procedente de Costa Rica, y se disponía abordar un bus que la llevaría a San Pedro del Norte, pero cuando caminaba a la terminal, un vehículo donde viajaban cuatro desconocidos se le acercó y bajó uno de los sujetos que le puso un machete en el cuello y la despojó de todas sus pertenencias, luego se dio a la fuga junto a los otros antisociales.


La afectada, que aseguró que el monto de lo robado es de diez mil córdobas, se dirigió a la Policía a denunciar el hecho, pero hasta hoy ningún sospechoso detenido.