•  |
  •  |
  • END

EL VIEJO, CHINANDEGA
A José Cecilio Gómez Muñoz no le sirvió de nada ser un gran talento en el ramo de la química, porque cuando caía en las garras del alcohol “perdía la cabeza”. Y en esas circunstancias pereció, al ser aplastado por las llantas del camión Internacional, placas CH-10948.

El infortunado, de 52 años, era originario de la comarca Helequenes, jurisdicción del municipio de Masatepe, en Masaya.

El subcomisionado Justo Zamora Montenegro, vocero de la Policía de Chinandega, informó a EL NUEVO DIARIO que el percance ocurrió a las 3:40 de la tarde del lunes último, de la parada El Guácimo, media cuadra al oeste, cerca del reparto “Everth Mendoza”, cuando Gómez Muñoz, conocido cariñosamente como “Choquí”, con aliento alcohólico ingresó por la parte inferior trasera del costado derecho del camión, cuyo chofer, River Emilio Poveda González, de 28 años, que iba en marcha de este a oeste, no se percató y lo arrolló.

De acuerdo al dictamen del forense Róger Pereira Umaña, el masatepino murió debido a trauma craneoencefálico severo por aplastamiento del cráneo. La Policía de Tránsito tipificó el hecho como homicidio imprudente.

Era químico

Laura Lidia Espinoza, amiga de Gómez Muñoz, dijo que éste laboró como químico en los años 80 para la Azucarera Montealegre, conocida ahora como Ingenio Monte Rosa S.A.; fue miembro del entonces Ejército Popular Sandinista y era muy querido por la comunidad del reparto “Everth Mendoza”, en cuyo cementerio fue sepultado, a las nueve de la mañana de este martes.

Relató que cuando “Choquí” tomaba licor, “perdía la cabeza” y dormía en una hamaca en las aceras de las viviendas donde algunos vecinos le daban alimentos. En un gesto humanitario, la administración del Ingenio Monte Rosa S.A. colaboró con los gastos fúnebres.

La testigo encontró la partida de nacimiento de Gómez Muñoz, que confirma que nació el 18 de octubre de 1957 y que era hijo de Diego Gómez y Nora Muñoz. No dejó hijos, de acuerdo con una vecina. Cabe señalar que por su calificación como químico, José Cecilio laboró en varios ingenios del país, entre ellos el “Victoria de Julio”, donde contribuyó al descubrimiento de la fórmula para la elaboración de la azúcar refinada.