•  |
  •  |
  • END

Sólo unos segundos se desvió de su carril el señor Freddy Urbina Rojas, de 35 años, y provocó un brutal encontronazo que causó su muerte y la de dos de sus acompañantes, a la altura del kilómetro 49 de la carretera hacia El Rama.

La familia Urbina venía de celebrar una fiesta de 15 años, a eso de las ocho de la noche del sábado, sin sospechar que una desgracia ocurriría en la Carretera Panamericana.

Urbina Rojas conducía un vehículo Lada, el cual chocó contra el camión Mercedes Benz placas RS-2417, que se dirigía a Nueva Guinea, y en la brutal colisión perdió la vida el conductor, además de Mariano Alfonso Urbina Ocón, de 51 años, y Fátima Verónica Urbina Ordóñez, de 20 años, padre e hija, respectivamente.

El único sobreviviente de los que viajaban en el Lada fue Mariano Ramón Urbina Ordóñez, de 22años.


Nueve lesionados
El conductor del camión Mercedes Benz, Jesús María Castillo Galeano, de 37 años, resultó con heridas considerables y fue trasladado de inmediato a un centro asistencial.

En la parte trasera del camión viajaban Marvin José Salgado Urbina, de 25 años; Alba Luz Membreño, de 21; Reina Contreras Reyes, de 42, y Domingo Duarte Urbina, de 39 años. También viajaban Adrián Zelaya González, de 47 años; Santos Victoria Contreras Reyes, de 41; Arling Castro Amador, de 26, y Jader Matamoros, de 16 años, quienes fueron trasladados por lesiones al Hospital “Antonio Lenín Fonseca”.

Según versión de la Policía del Distrito Ocho, el camión Mercedes Benz circulaba con sentido oeste a este en su carril de preferencia, cuando fue impactado en la parte del vértice interior izquierdo por el Lada, conducido por Freddy Urbina, quien manejaba presuntamente con aliento etílico.


Vivos de milagro
Los familiares de los nueve lesionados se sorprendieron al ver el estado en que quedó el camión, y afirmaron que de milagro no había más muertos.

El vehículo, además de los nueve pasajeros, también transportaba piedras canteras, víveres, pólvora y combustible. Todo ello quedó esparcido en la carretera.

La familia Urbina no se resigna con la muerte de sus parientes, ya que el accidente ocurrió un kilómetro antes de llegar a sus casas, es decir, las víctimas mortales vivían en el kilómetro 48 de la carretera hacia El Rama, en el poblado San Gabriel.