Francisco Mendoza S.
  •  |
  •  |
  • END

MATAGALPA

La Policía investiga el paradero de varios sujetos que en los últimos días han protagonizado una verdadera ola de asaltos contra comerciantes y particulares, por diferentes montos monetarios.

A Lugni Mairena Centeno, de 32 años, agente vendedor de cigarrillos de la empresa Philip Morris, lo interceptaron cuando se movilizaba por las inmediaciones del barrio Guanuca.

La denuncia que el afectado puso ante las autoridades policiales señala que se disponía abordar el camión placas M 124446, en el cual trabaja como vendedor, cuando fue interceptado por dos desconocidos que a punto de cuchillo lo obligaron a que subiera al automotor y le ordenaron que se dirigiera al sector del Hospital Regional “César Amador Molina”.

En este lugar los delincuentes lo despojaron de 92 mil 687 córdobas, luego bajaron del automotor y se dieron a la fuga.

Hasta en moto se movilizan

De igual forma, un ciudadano que se movilizaba por el sector de Casa Pellas fue asaltado por dos sujetos a bordo de una motocicleta blanca, sin placas, según la denuncia que el afectado interpuso ante la Policía de esta ciudad.

Marvin Antonio Cano López, de 27 años, aseguró que fue interceptado por los dos antisociales que se bajaron de la motocicleta y después de intimidarlo con cuchillos lo atacaron a golpes para robarle 4 mil 200 córdoba en efectivo. En este caso los delincuentes también huyeron sin problema y la Policía aún no tiene pistas de ellos.

Y seis elementos armados con machetes despojaron de más de diez mil córdobas a dos comerciantes de verduras, cuando éstos bajaron de un bus de transporte colectivo en el sector de Guadalupe, municipio de San Ramón. Evelio Estrada, de 39 años, y Rogelio Reyes Hernández son los compradores y vendedores de verduras, quienes aseguraron a la Policía que procedían del municipio de Río Blanco, pero no habían caminado ni cien metros de donde los dejó el bus, cuando fueron interceptado por los seis delincuentes, quienes los intimidaron con machetes y lo despojaron de 10 mil 100 córdobas.

Los afectados perdieron, además de su capital de trabajo, un celular, pero en la huida lograron reconocer a uno de los delincuentes, sobre el cual la Policía está dirigiendo las investigaciones.