•  |
  •  |
  • END

JUIGALPA, CHONTALES

Desmayado y a la orilla de su vehículo quedó Luis Gonzalo Rivera Varela, de 46 años, después que fue agredido, supuestamente, por Luis Borge y otro sujeto apodado “Pata de Sapo”, quienes lo interceptaron cerca de la farmacia Luz en la libertad.

Narra en su denuncia el afectado, que al circular en su vehículo por el sector referido, Borge y “Pata de Sapo”, en completo estado de ebriedad, le propinaron varios puntapiés a su medio de transporte. En ese instante se estacionó, y al bajarse de su automóvil, intentó reclamar a los borrachos, pero no lo dejaron ni que abriera la boca, porque en ese mismo momento se le lanzaron encima.

A Luis Gonzalo le propinaron “una serenata” de golpes y patadas hasta que lo hicieron sangrar, y se desmayó a la orilla de su vehículo, de donde fue levantado por amigos y familiares.

Después de recibir atención médica en el centro de salud de La Libertad, Rivera Varela se personó a la estación de Policía de la localidad, donde interpuso formal denuncia, y a pesar que una patrulla motorizada se trasladó al lugar de la agresión, los uniformados no lograron capturar a Luis Borge ni a “Pata de Sapo”.

Otra agresión sin motivo alguno
De igual manera, con el rostro inflamado, lesiones y excoriaciones en el cuerpo resultó Wilder José Miranda López, de 24 años, al ser vapuleado supuestamente por un sujeto apodado “Polo”, que lo interceptó cuando salía del bar Cuatro Esquinas, ubicado en la comunidad de Puerto Díaz.

Según el lesionado, él llegó a tomarse unas cervezas bien frías al establecimiento mencionado. Ahí también estaba el presunto agresor, que no desaprovechó la oportunidad para insultarlo.

Al ver que la cosa tomaba otro rumbo, Wilder José decidió pagar la cuenta, y cuando se dirigía a la salida del bar, al paso le salió “Polo”, que sin más discusión le asestó varios golpes en la cara, y luego de botarlo al suelo la arremetió con puntapiés.

Miranda López no pudo contrarrestar la “lluvia” de golpes, y buscando una salida se arrinconó a la pared, pero una poderosa “izquierda” se alojó en uno de sus costados y provocó que se desmayara.

En hombros fue llevado al centro de salud de la comunidad, donde minutos después de su ingreso despertó y luego interpuso formal denuncia en el puesto policial. Los agentes patrullaron el sector, pero no lograron detener al bochinchero de “Polo”.