•  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA

El comisionado mayor Francisco Aguilera Ferrufino, jefe de la Policía de Chinandega, confirmó a EL NUEVO DIARIO que los agentes del orden detuvieron a tres sujetos sospechosos de haber matado de un disparo cercano al corazón a Reinaldo Olivares Meza, de 43 años, propietario del cabezal que transportaba maní, de la comarca La Laguna hacia el centro de acopio Comasa.

El homicidio ocurrió a las 7:45 de la noche del domingo último, cerca del Restaurante Terraza, en la salida Chinandega-Corinto, y de la casa de Olivares Meza, cuyo cadáver fue trasladado hacia el Instituto de Medicina Legal, en Managua, donde le extrajeron la bala de una pistola calibre 22.

Arnulfo Meza, chofer del cabezal International, azul, placas CH-05929, relató a EL NUEVO DIARIO que como su cuñado decidió descansar el domingo, él le encomendó trasladar el maní, y cuando venía por la comarca La Grecia, cercana a Chinandega, Reinaldo le dijo por celular que lo esperaría cerca de una bahía de pasajeros, para que le entregara el automotor.

“Me estacioné en el lugar indicado, cuando una manguera me filtró aire. Revisé el camión. Mi cuñado iba a encenderlo, pero en eso le salieron dos hombres y escuché el disparo que lo mató”, manifestó Arnulfo.

Por su lado, un adolescente hijo de Arnulfo aseguró que estaba arriba de la rastra cargada con maní, cuando miró a tres sujetos desconocidos: uno agarró al hoy occiso, y le exigió pistola en mano que el entregara el dinero que portaba, y como éste se negó, otro de los criminales le disparó a quemarropa.


Valiosas pistas
El jefe policial de Chinandega dijo que minutos antes del homicidio contra el miembro de la Cooperativa de Transportes de Chinandega (Coopetrachi), quien residía en el barrio La Florida, en el mismo sitio fue asaltado un taxista a quien buscan para conseguir detalles de las características físicas de los antisociales que podrían estar involucrados en el crimen del camionero.

El oficial afirmó que uno de los detenidos portaba un arma calibre 22 con la que ese mismo día amenazó a un poblador del barrio “Walter Arata”, y que aparentemente es la misma con la que mataron a Olivares Meza.

Un grupo especial de investigadores trabaja a tiempo completo y espera que en el transcurso de la presente semana el caso sea esclarecido. Un perro de la técnica canina condujo a los oficiales a un sitio específico por donde aparentemente los matones huyeron, amparados en la oscuridad.