Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Los familiares de Kelly Bans Moody, de 17 años, denunciaron ante los Derechos Humanos, Fiscalía y Asuntos Internos de la Policía Nacional, a los agentes policiales que protagonizaron el viernes pasado un arresto en el que la joven recibió un disparo en la cabeza. Sin embargo, los denunciados aparecen como ofendidos en la acusación que el Ministerio Público presentó ayer contra dos de los hermanos de la lesionada.

La juez Segundo Local Penal de Managua, María José Alemán, admitió la causa que la Fiscal María de los Ángeles Mendoza promovió en contra de Alejandro y Eliot Bans Moody, de 30 y 22 años, respectivamente, por la presunta coautoría del delito de obstrucción de funciones.

El escrito acusatorio señala que los acusados supuestamente incurrieron en el delito el pasado seis de febrero, al impedir la captura de Eddy Bans Moody, contra quien tenían una orden girada por la Juez Tercero Penal de Audiencias por lesiones dolosas. Eddy huyó después de haber disparado dos veces contra los policías.

La acusación señala que Alejandro Bans habría golpeado con un mazo y con los puños al policía Benedicto Antonio Cruz, de 45 años, quien aseguró en el Ministerio Público que hasta lo quiso desarmar, en tanto que Eliot Bans Moody le habría propinado un puñetazo en los labios a la agente Karen Elizabeth Montano.

Contradicen versión de la Fiscalía

Alejandro y Eliot Bans fueron liberados ayer, pero les impusieron medidas alternas a la prisión. La audiencia inicial de su juicio será el 18 de febrero.

Los hermanos de los acusados, Edgard y Evertz Bans Moody, y su padre, Edgard Bans Hendy, se presentaron a este rotativo para puntualizar, con 75 firmas de respaldo, que ningún miembro de la familia se dedica a actividad ilícita alguna.

Explicaron que cuando la Policía llegó a su hogar, en el barrio José Dolores Estrada, no presentaron orden de captura alguna, pero además denunciaron que la supuesta víctima, Karen Elizabeth Montano, es la persona que, según ellos, le propinó el disparo en la cabeza a su hermana, misma que se encuentra grave en el Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, por lo que ya la denunciaron.

Explicaron que el día de los hechos su hermano estaba en su hogar y no en la calle asaltando personas, como dice la acusación, luego los uniformados habrían empezado a disparar y a lanzar pedradas para después entrar por medio de las casas vecinas. En ese momento, según ellos, Eddy Bans se arrodilló y su hermana “se le pegó” para impedir su arresto, instante en el que recibió el disparo.

“Todo ocurrió dentro de la cocina de la casa”, señalaron los hermanos Bans Moody, quienes demandaron justicia “para que no vuelva a pasar lo de La Paz Centro y El Dorado”.