•  |
  •  |
  • END

Una “montaña” de pruebas le fue aceptada al Ministerio Público, para que presente en el juicio contra Álvaro Flores Sevilla, acusado de matar a martillazos a su hija, Diana Silvia Guillén, de 16 años, en una cuartería ubicada en las afueras de Somoto, Madríz.

El juez penal de audiencia, José Dolores Ubau, además de aceptar las pruebas del Ministerio Público, programó el juicio oral y público para el próximo 31 de marzo.

Entre las pruebas que le fueron admitidas al Ministerio Público está el manuscrito que dejó el parricida en la escena del crimen, donde confiesa su delito y pide perdón por haberlo cometido.

Al Ministerio Público también le fue aceptado como prueba contra el reo, el testimonio del forense que certificó que Diana Silvia Guillén murió de dos martillazos en la cabeza que le propinó su progenitor.

La Fiscalía también podrá presentar en juicio los testimonios de los policías que realizaron los actos de investigación y la captura de Flores en una comunidad rural ubicada 28 kilómetros al oeste de Somoto, cuando iba huyendo.