Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

JINOTEGA
Al menos diez medidores de agua amanecieron este martes sin las tapaderas de acero en igual número de viviendas del barrio Róger Hamguiell, de la ciudad de Jinotega, según denunciaron vecinos afectados.

La empresa aguadora de Jinotega registra desde hace dos años grandes pérdidas en este sentido, principalmente en los barrios periféricos de la ciudad, según lo confirmó el gerente departamental, Ismael Herrera.

Herrera aseguró que también han tenido pérdidas en más de mil tapaderas de manjoles, cuyos costos por unidad ascienden a los 150 dólares.

“Esto lo hemos denunciado en la Policía, pero no han resuelto nada, entonces hemos decidido cambiar toda la caja de los medidores por cajas de concreto y la de los manjoles también por concreto, y si ya se las roban es para hacer la maldad”, dijo.

Agregó que este problema del robo de las tapaderas de acero se viene registrando desde que varias chatarreras se instalaron en Jinotega y desde que las “baratas” empezaron a anunciar la compra.

Asimismo, dijo que las tapaderas de acero le daban mejor estética a las calles y tenían mayor resistencia porque fueron importadas de Colombia, y aunque en Nicaragua también las venden, éstas resultan muy costosas.

La empresa aguadora asumirá la pérdida reponiendo las tapas con cajitas de concreto en manjoles y medidores, dijo Herrera.

Este delito de orden público registra un índice alto en las últimas dos semanas, pero el titular de Emajin subrayó que estos robos han aumentado sustancialmente en número, por lo que los directivos de la aguadora están preocupados, pues la reposición y la movilización de equipos es un gasto.

“El robo de medidores afecta a la población en general, pero especialmente el bolsillo de la empresa que se le aumentan sus costos, porque estamos hablando de que se roban un equipo que es propiedad del Estado, y es el mismo Estado quien lo repone al cliente, mediante sus recursos”, señaló