Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

No quiere arreglo con policías
Ayer, María del Socorro Hurtado llegó muy temprano al Juzgado Segundo Local Penal de Managua, y aunque la Fiscalía confirmó que los policías acusados por la muerte de su hijo, Andrés Enrique Aguilar, le ofrecieron un arreglo, ella no lo acepta. La juez Segundo Local Penal, María Morales Alemán, admitió la acusación y las pruebas que presentó la fiscal María de los Ángeles Mendoza, programó el juicio para el 26 de febrero y les decretó a los acusados, Cristhian Morales Mendoza, Felipa Ruiz y Francisco Gustavo Paguaga , medidas alternas a la prisión preventiva, en tanto que a la cuarta imputada, Claudia Patricia Fernández, la mandó a traer con la fuerza pública, porque pese a que le notificaron de la audiencia inicial con carácter de preliminar, nunca compareció en el juzgado. Aguilar falleció en una celda de la Estación Cinco por un trauma en el pecho. Supuestamente el reo pedía que lo llevaran al hospital, pero ni el uniformado que aparentemente lo golpeó ni los que estaban a cargo de él le hicieron caso. La causa está identificada con el número 9,292-08.

Niega cargos

Juan Víctor Sánchez Neyra negó los cargos por lesiones y robo con intimidación que la Fiscalía le imputó en el Juzgado Cuarto Penal de Audiencias de Managua, delitos por los que deberá enfrentar juicio en libertad el cuatro de marzo de este año. Según el escrito acusatorio que la fiscal Sugey Fúnez presentó, Sánchez aparentemente llegó con un grupo de muchachos a la casa de Róger Antonio Zamora, ubicada en San Judas, el primero de enero de este año, la atacaron a pedradas, hirieron a varias personas y se llevaron un aparato de sonido valorado en 7,000 córdobas, por lo que el dueño de la vivienda denunció el hecho en la Policía, pero como no le hicieron caso, se armó y mató a Danilo Aburto e hirió a un menor de edad. Sánchez Neyra dice que a él y a los otros los confundieron y si ahora lo están acusando es porque Róger Antonio Zamora se enteró que iba a ser testigo de cargo en lo que hace al homicidio de Aburto. Sin embargo, reconoció que el día de los hechos no estaba en su casa, sino que andaba en la calle. El juicio es el 000029-09.

Enfermedad lo salvó de la cárcel

Simeón Adán Corea Ortega se salvó de ir a la cárcel porque, como requiere de diálisis, el fiscal Manuel Reyes envió una carta a la Policía solicitando su liberación, elemento que le valió ante la juez Segundo Local, María José Morales, quien le decretó medidas alternas a la prisión mientras llega el juicio programado para el 23 de febrero. Corea está acusado por posesión de 106 piedras de cocaína base crack. Cabe destaca que el imputado, pese a su enfermedad, ha estado anuente a enfrentar el proceso, por ello la judicial decidió no enviarlo tras las rejas, a como lo establece la Ley 285.