•  |
  •  |
  • END

Como si se tratara de una película de terror en la víspera de un viernes 13, dos perros se diputaron la noche del jueves la cabeza de un bebé de aproximadamente tres meses de nacido.

Mientras tanto, hasta la tarde de ayer viernes las autoridades todavía desconocían el paradero de la otra parte del cuerpo del niño.

El horripilante acontecimiento fue presenciado por los habitantes de una finca de la comarca Chiquilistagua, 13 kilómetros al suroeste de la capital.

Probablemente los caninos encontraron los restos humanos en uno de los tres basureros que bordean la propiedad de Vilma Rosales, según las primeras investigaciones hechas por la Policía.

Noel Solís Cardoza, uno de los testigos del dantesco espectáculo, aseguró que al rostro de la criatura le faltaba la nariz, la que probablemente fue devorada por los canes.

De los dos perros que se disputaban ferozmente la cabeza lo único que se supo en el vecindario es que eran callejeros y que se alimentan de los desechos que encuentran en los basureros.

El hallazgo de la cabeza del bebé tiene asombrados a los pobladores de esa comunidad, donde pocas veces suceden hechos sangrientos.

Las investigaciones son realizadas con hermetismo por parte de las autoridades de la Estación Tres de Policía. Como parte de las pesquisas las autoridades policiales la mañana del miércoles siguieron buscando más pruebas en el lugar donde se descubrió a los dos perros luchando por la cabeza del niño.

La cabeza de infante fue remitida al Instituto de Medicina Legal, para la realización del estudio correspondiente.