•  |
  •  |
  • END

Quizá nunca se conozca qué pasaba por la mente de Elías Aníbal Reyes González, de 35 años, cuando masacró a machetazos a dos niños y a una mujer en la comunidad “La Fonseca”, jurisdicción de Nueva Guinea, la noche del jueves.

Las víctimas de Reyes son los hermanitos Edwin Adonis Guevara Ochoa, de nueve años; José Reyes Ochoa, de seis, y su tía, Haydée Ochoa Sáenz.

El endemoniado sujeto, de quien todavía las autoridades no han determinado si actuó bajo los efectos del alcohol o bien padece de trastornos mentales, está preso en el comando policial de Nueva Guinea, con una herida en la mano izquierda que le propinó un vecino que trató de repeler al criminal.

En el caso del pequeño José Reyes Ochoa, su condición es más grave, porque los machetazos los recibió en la cabeza, informaron las autoridades médicas.

Los hermanitos Ochoa inicialmente fueron ingresados al Hospital Asunción, de Juigalpa, Chontales, pero por la gravedad de las heridas fueron trasladados a centros asistenciales de la capital.

El niño José Reyes Ochoa fue internado en el Hospital “La Mascota”, al llegar a Managua, el viernes en la madrugada, pero como los machetazos fueron en la cabeza fue remitido al Hospital “Lenín Fonseca”.

Dentadura expuesta

El doctor Noel Larios García, Subdirector del Hospital “Fernando Vélez Paiz”, explicó que el niño Edwin Adonis Ochoa Guevara recibió un machetazo en la parte derecha del rostro, el cual le dejó expuesta la arcada dentaria y también la oreja de ese lado.

Aunque el menor se encuentra estable, luego de operación reconstructiva que le practicaron los cirujanos plásticos, eso no significa que esté fuera de peligro.

Haydée Ochoa Sáenz, tía de los niños, quien también fue víctima de la “lluvia” de machetazos, perdió la oreja derecha y recibió un filazo en el omóplato de ese mismo lado, informaron las autoridades policiales.

Madre en shock

Eyma Ochoa, madre de los niños macheteados, quien desde hace tres días cuida a otro de sus hijos en la Unidad de Cuidados Intensivos, UCI, por una enfermedad grave, probablemente ocasionada por una herida mal atendida, cayó en estado de shock, cuando la madrugada del viernes vio ingresar al menor de sus hijos con el rostro partido por el machetazo.

Por la crisis emocional en que cayó la atribulada madre, las autoridades del Hospital “Vélez Paiz” le están dando asistencia psicológica.

Eyma Ochoa, quien no tiene familiares en la capital, por este medio solicita a las personas generosas ayuda económica para poder asumir los gastos en que incurrirá durante su estadía en Managua.

Para cualquier ayuda favor dirigirse al Hospital “Fernando Vélez Paiz” y preguntar por la afectada, quien personalmente recibirá el correspondiente donativo.

Nota: Con la colaboración de José María Centeno.