•  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA
Un sujeto, como poseído por el demonio, propinó un machetazo en la mano izquierda al joven Juan Alberto Herrera Martínez, de 21 años, originario de la finca La Palomera, en el sector de Río Chiquito, jurisdicción de El Viejo, quien se recupera en la sala de Ortopedia del Hospital España, de Chinandega.

El muchacho relató a EL NUEVO DIARIO que se dedicaba a cuidar varios ranchos cuando a bordo de su bicicleta se dirigió, a las 7:15 de la noche, a observar la función de un circo, se detuvo a mirar a varios elementos que practicaban boxeo cerca de una cancha en la calle central de la Colonia “Narciso Zepeda”.

“Cuando arranqué, un sujeto de la pandilla “Los Macizos” me pegó una pedrada en la espalda, me robaron la bicicleta y me propinaron otra pedrada cuando iba corriendo. Caí de rodillas y aprovecharon para darme el machetazo que iba directo a la cabeza, me defendí con la mano y por eso me la lesionaron”, dijo el herido.

Añadió que había varias personas en el lugar, pero no lo defendieron, hasta que un buen samaritano lo trasladó al hospital de Chinandega, donde se recupera. Expresó que un inspector de la delegación policial de El Viejo le comunicó que no han capturado al victimario, aunque investigan las lesiones.

Macheteado por su hermano

En la misma sala del centro asistencial se encuentra Francisco José Olivares Oviedo, de 30 años, quien dijo que estaba sentado en el comedor para cenar en la vivienda de sus padres en la segunda calle del Barrio “Alejandro Dávila Bolaños”, de Chinandega, cuando fue sorprendido por su hermano, Luis Alfonso Olivares Oviedo, de 35 años, quien le propinó un machetazo en la mano izquierda.

“Me lesionó porque mi hermano quiere que me vaya de la casa de mis padres por puros celos. Portaba un machete y un puñal, intentó rematarme, por lo que lo alejé con un bate de madera. Me corrí, de lo contrario hubiese sido peor, no estuviera vivo a lo mejor”, refirió el lesionado.

En aras de la paz, Francisco José, de oficio triciclero, envió una carta a su papá en la que perdona a su hermano, por lo que no lo denunció, aunque el agresor firmará un compromiso para asumir la manutención de la víctima, su esposa y varios hijos. El afectado fue operado dos veces y quedará lisiado e imposibilitado de trabajar para llevar la alimentación a sus seres queridos.