Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Pezones duritos y artificiales
Considerando que el invierno en Tokio es bastante frío no debería hacer falta este producto, pero, en caso de que sus pezones no se erecten correctamente, un invento japonés resuelve el problema. Beauty Nipple inventó los pezones artificiales para que éstos nunca vuelvan a verse reblandecido. Los nuevos pezones no tienen “la indecencia” de no hacerse notar a través de la ropa.

Ladrón volvió por el control remoto
Un malviviente que robó un aparato de DVD fue descubierto cuando volvió a buscar el control remoto, un mes después. Song, un chino de 25 años de la localidad de Chengdu, entró ilegalmente a una casa. Encontró un reproductor de DVD que le pareció apetecible y se lo llevó. Un mes después decidió volver al lugar a buscar el control remoto. Para desgracia de Song esta vez Dai, el dueño de casa, estaba en el living mirando televisión. El ladrón no pudo con el stress de la situación y le confesó todo. Así que terminaron los dos en la comisaría explicando el devenir de los acontecimientos. Sorpresivamente la policía estableció que el valor del DVD era tan ínfimo que no ameritaba procesar a Song, quien fue liberado de inmediato. No se estableció si el hombre tuvo la dignidad de devolverle el equipo a su legítimo propietario.

El templo de la botella
Un asombroso templo budista está construido con más de un millón y medio de botellas. Todo el complejo está realizado íntegramente con botellas vacías: desde el crematorio hasta los baños. Las empezaron a reunir en 1984 y según el abad Kataboonyo “cuántas más botellas consigamos más edificios montamos”. Cuando empezaron el emprendimiento recibieron donaciones de envases vacíos desde distintas regiones de Tailandia y el complejo se conoció de inmediato como “El templo del millón de botellas”. La construcción no sólo es ecológica porque recicla una cantidad inmensa de material de desecho sino que además es luminosa y fácil de limpiar. El lugar es actualmente una de las mayores atracciones del sudeste asiático. Un detalle: el budismo prohíbe el alcohol. Ni siquiera una Buda-weiser.