•  |
  •  |
  • END

CARAZO
La mañana de este lunes, en la Finca El Piñalito, sobre la carretera Diriamba-Managua, el vigilante Pedro López Mejía sorprendió a cinco desconocidos dentro de las parcelas donde siembran mandarinas, por lo que realizó varios disparos con su escopeta calibre 12. Fernando José Caldera Moncada, de 27 años, alias “ Mecha de Candil”, recibió nueve impactos de perdigones en el abdomen y murió de forma instantánea.

La subcomisionada Marisol Aburto, jefa de la Policía de Diriamba, refirió a END que el trabajador de la propiedad donde ocurrió el hecho de sangre está detenido, y al ser entrevistado por los peritos manifestó que actuó en procura de la seguridad de la finca, porque cinco sujetos estaban robando las frutas y al llamarles la atención trataron de agredirlo, y por eso realizó los disparos preventivos.

La jefa policial agregó que el cadáver fue encontrado por dos jóvenes de identidad desconocida, que informaron a la Policía sobre el caso que se tipifica como homicidio.

Mientras tanto, Ramón Enrique Caldera Gutiérrez, padre del fallecido, exteriorizó que su hijo era muy trabajador, por lo que considera que no era justo que lo mataran de esa manera, peor todavía por unas docenas de mandarinas.

El médico forense Reynaldo Cruz informó que la causa de la muerte fue sangrado interno, ya que los nueve impactos de arma de fuego que le propinaron le quedaron incrustados en la parte izquierda de su abdomen y le perforaron las vísceras.

Según investigaciones policiales, la finca en donde ocurrió el suceso es propiedad de Óscar Vásquez. El fallecido, Fernando José Caldera Moncada, tenía un reconocido récord delictivo, pues operaba en el departamento de Carazo.

Extraoficialmente se conoció que el joven era adicto al pegamento.