Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

JINOTEGA
Un balazo en la cara, uno en el cuello y otro más en el tórax acabaron con la existencia del campesino Ceferino Zamora Moreno, de 45 años, quien fue asesinado cuando iba a encerrar unas vacas, cerca de su propiedad, ubicada en la comarca Kininowas, en el sector de Plan de Grama, Wiwillí, departamento de Jinotega.

Según las autoridades de la Policía, el asesinato se produjo a las 6 y 40 de la mañana del pasado 17 de febrero, pero fue hasta este fin de semana que los familiares interpusieron la denuncia, por la misma lejanía del sitio donde ocurrieron los hechos.

Durante las investigaciones se determinó que quien le quitó la vida a Ceferino es Wilmer Meza Benavides, el que esa misma mañana se encontró con su víctima cuando se dirigía a ordeñar unas vacas.

Fue la cónyuge de Zamora Moreno, Hilda Rivera Gómez, quien escuchó las detonaciones a sólo cien metros de la casa y minutos más tarde vio pasar con un revólver en la mano y con la otra presionándose el abdomen, a Wilmer Meza, a quien aparentemente la víctima lesionó con el machete que portaba.

Según el testimonio de la mujer, al verlo pasar frente a su casa, éste se aproximó a ella y desde afuera llamó a Israel Zamora Rivera, hijo de la víctima, para retarlo a que saliera para matarlo, pero el joven no se encontraba, por lo que desistió y se retiró.

Hasta el momento la Policía no ha determinado cuáles fueron las causas del asesino para cometer el delito, ya que éste aún no ha sido capturado.