•  |
  •  |
  • END

“Gracias a Dios los niños están bien, todos estamos bien”, dijo Adela Zelaya a su hermana, Esmeralda, que llegó nerviosa a su casa, ubicada en el barrio “Bertha Díaz”, al enterarse que la vivienda había tomado fuego. Gracias a la oportuna intervención de los vecinos y de los bomberos se logró evitar una tragedia mayor. Los niños, de 10 y 12 años, salieron a tiempo del siniestro que supuestamente inició por un cortocircuito, al conectar un abanico. Agentes de la Sexta Delegación de Policía y de Cruz Roja Nicaragüense también llegaron a colaborar. Dos casas quemadas parcialmente fue el resultado del incendio.