•  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA
La delegación departamental del Ministerio de Educación acusó ante la Dirección de Auxilio Judicial, DAJ-Chinandega, por falsificación de diplomas, sellos y firmas a Salvador Cisneros, director del Instituto fantasma “Salomón de la Selva”.

Gloria González, Delegada Departamental de esa institución, dijo a EL NUEVO DIARIO que Cisneros ha escaneado su firma, la de Luisa Argentina Gaitán Avelares, encargada del registro del departamento, sellos y membretes en diplomas falsos que ha extendido a personas que seguramente han pagado dinero para convertirse en bachilleres inexistentes.

La funcionaria afirmó que Cisneros también ha falsificado certificados de notas que junto a los diplomas ilegítimos han sido entregados por bachilleres falsos en los Institutos “Tomás Ruiz Romero” y “Miguel Ángel Ortez”, de Chinandega, así como en el “Miguel Jarquín Vallejos”, del municipio de El Viejo.

“Estas notas y diplomas no se encuentran en ningún libro legal. Estos documentos han llegado hasta Managua, e inmediatamente nos han llamado del Ministerio de Educación, a nivel central, porque se detecta cuando el material no es legítimamente extendido por nuestra institución”, expresó González.

Sólo en su mente

Expresó que presentaron acusación formal contra Cisneros y el legajo de documentos falsos extendidos por éste ante la DAJ, que investiga. Añadió que el Instituto “Salomón de la Selva” únicamente existe en la mente de Cisneros, porque no tiene infraestructura, alumnos ni autorización.

Manifestó que el director “fantasma” sólo un libro de registro académico entregó a la delegación departamental del Ministerio de Educación, por lo que según González, es de presumir que éste continúa cobrando dinero a su “alumnado”.

Recomendó a las universidades tener sumo cuidado con diplomas extendidos por ese instituto falso, porque si no detectan a tiempo los documentos algunos estudiantes se graduarán fraudulentamente.

A criterio de González, esos alumnos no son culpables debido a que son engañados por un falsificador, y pueden denunciarlo ante la autoridad competente.

Hace varios meses, Cisneros inventó una escuela de enfermería, la que no tenía el aval del Ministerio de Salud, y varios estudiantes fueron engañados, pero después de algunos meses se marcharon desilusionados a sus comunidades.