Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Espera peligrosa
La espera de un taxi se convirtió en una pesadilla para Darling María Munguía, porque seis hombres la rodearon para asaltarla en los alrededores del Hotel Pachelly, en el Mercado “Roberto Huembes”, el pasado 21 de febrero, indica la acusación que la Fiscal Matilde Villanueva presentó ayer en el Juzgado Séptimo Penal de Audiencias. El juez Abelardo Alvir admitió la causa y decretó la prisión para Milton Herrera Mora y Roberto Carlos Martínez, quienes según el escrito acusatorio se dividieron funciones, porque mientras el segundo le colocaba un puñal a la dama en el estómago, el otro le robó la cartera con una tarjeta de débito, un frasco de perfume, joyas, dinero en efectivo y un teléfono celular para un total de 1,850 córdobas y 152 dólares de pérdida. La audiencia inicial del juicio por robo agravado será el cuatro de marzo, mientras tanto los imputados estarán en prisión, aunque Herrera será valorado por el Instituto de Medicina Legal, porque supuestamente tiene 15 años.

Por un “moño” de marihuana

Por una porción de 20.6 gramos de marihuana que cargaba en la bolsa del pantalón, José Castellón cayó preso y fue imputado por posesión o tenencia de drogas en el Juzgado Séptimo Penal de Audiencias. La acusación fiscal revela que Castellón iba caminando de Enabás Central tres cuadras al oeste, el 22 de febrero, cuando apareció una patrulla, él se puso nervioso e inmediatamente echó a correr, por lo que las autoridades lo capturaron, lo llevaron a la Estación Cuatro y ahí le aplicaron a la hierba hidróxido de sodio que adquirió una coloración púrpura, lo que confirmó que se trata del alucinógeno.

Homicida, pero en defensa propia

Bien librado salió del “clavo” que tenía el vigilante Johnny Martín Membreño, porque el juez Penal de Juicio de Tipitapa, Sergio Amador Perezalonzo, aceptó la clausura anticipada del juicio donde era acusado de homicidio en perjuicio de Jorge Armando Raudez. El abogado defensor solicitó el cierre del proceso, porque Membreño actuó en legítima defensa el ocho de septiembre de 2008, cuando fue agredido por Raudez con una herramienta cortafrío, porque el vigilante lo descubrió con otros dos hombres robando cables del tendido telefónico en Tipitapa. La defensa también alegó que el juicio había sido postergado en varias ocasiones por la ausencia de los testigos propuestos por la Fiscalía. Jorge Armando Raudez, en vida, estuvo preso en múltiples ocasiones acusado de robo, confirmaron las autoridades.