•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una pasada de cuenta es el posible móvil del crimen acontecido la noche del 7 de diciembre en el costado oeste del parque de la colonia 10 de Junio, donde Óscar José Pérez Manzanares, de 61 años, fue ultimado de un impacto de bala.

Por el crimen del sexagenario, la Policía tiene arrestados a una mujer, solo identificada como Yolanda, y a su pareja de nombre Guillermo, quienes eran vecinos y  amigos de la víctima.

La mujer arrestada fue llevada la mañana del jueves a la reconstrucción de los hechos que hizo la Policía en la escena del crimen. Su pareja fue detenida en ese sitio cuando presenciaba el acto de investigación policial.

La detención de Yolanda y su pareja Guillermo llenó de asombro a los vecinos de la colonia 10 de Junio, quienes  aseguraron que los detenidos eran amigos de la víctima y no había problemas entre ellos.

Una mujer identificada como la mamá de Guillermo se mostró molesta por la detención de su hijo y nuera.

Asegura que al momento del crimen su hijo trabajaba con ella en una fritanga que ella tiene en su casa a pocos metros donde ocurrió el crimen.

Hablan familiares

Nelson Pérez Manzanares, hermano de la víctima, aseguró a los periodistas que no existen indicios que el  móvil del crimen  haya sido el robo, porque el pistolero que le quitó la vida a su hermano solo se acercó a dispararle.

Mientras que la hija de Óscar Pérez, quien exigió no fuera revelada su identidad, dijo que ella estuvo conversando con su progenitor en el  sitio donde lo balearon a eso de las siete y media de la noche.

“Yo me fui a hacer un  mandado y cuando regresé mi padre estaba en el suelo, entonces,  le dije papá te caíste y me respondió que lo habían baleado”, narró la única hija de Óscar Pérez, quien era ingeniero agrónomo.

La bala de una pistola calibre nueve milímetros  hizo un orificio de entrada en el abdomen, pero no un orificio de salida. Destrozó el páncreas, hígado y bazo, reveló Nelson Pérez, agregando que su hermano sufrió un infarto cuando era intervenido quirúrgicamente.

De acuerdo a la inspección hecha por la Policía,  el disparo fue  hecho a unos dos metros de distancia, justo en el momento en que la víctima y su vecina Yolanda estaban conversando el uno cerca del otro.