•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La tarde del pasado 7  de diciembre cuando Carlos Barrera García salió de su casa junto con dos amigos a cantar a los altares en honor a la Virgen María a como lo hicieron miles de nicaragüense  en la tradicional noche de Gritería nunca se imaginó que en el camino se encontraría  con viejos enemigos.

Es así que estando en una purísima, en Villa Don Bosco a eso de la siete de la noche Carlos Barrera se encontró con Allan Niño Chavarría, Humberto Mendoza Mejía y Moisés Martínez Sánchez quienes al verlo no dudaron en agredirlo.

“Vistes a quienes nos encontramos aquí  (en la purísima)” habría dicho Humberto Mendoza a sus otros acompañantes, refiere la acusación radicada en el Juzgado Sexto Distrito Penal de Audiencia de la capital.

Carlos Barrera indicó que sus viejos  “traidos” iban por él, luego intentó huir junto con sus dos amigos, pero uno de los agresores lo tomó de la camisola mientras otro le clavaba  una puñalada en la parte derecha de la espalda, sigue diciendo el escrito acusatorio.

Pulmón perforado

La estocada le perforó el pulmón derecho a Carlos Barrera y puso en peligro su vida, según el dictamen médico legal que respalda la acusación fiscal.

El parte médico también indica que a Barrera para salvarle la vida los médicos del hospital Manolo Morales debieron intervenirlo de emergencia la misma noche del 7 de diciembre.

El juez Henry Morales al final de la audiencia preliminar dictó para la prisión preventiva para los tres acusados de homicidio frustrado  y les programó audiencia inicial para el  10 de enero del 2017.

Por los mismos hechos fue acusado un menor de edad de 16 años; pero en el caso de este el judicial se declaró incompetente y lo remitió en el estado que lo recibió ( preso) a un tribunal de adolescentes.

Allan Niño Chavarría, Humberto Mendoza Mejía y Moisés Martínez Sánchez acusados de homicidio frustrado.