•   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El nicaragüense, Edwin Rubén Padilla Cruz, de 52 años de edad y oriundo de Jinotepe, Carazo, quien estaba de vacaciones en Nueva York visitando a su hermano, Luis Alberto Padilla, falleció el martes de un paro cardíaco tras caer el pasado domingo cuando bajaba las gradas de una casa de habitación.

Acorde con Luis Alberto, quien se encuentra en profundo dolor por la pérdida de su hermano, dijo que el domingo tras recorrer la ciudad de Nueva York, Edwin Rubén subió las gradas de la casa para dirigirse al segundo piso y cuando iba a bajar al primer piso sufrió un mareo, cayendo estrepitosamente.

El nica sufrió un severo golpe en la cabeza.

Luis Alberto llamó al 911, el número de emergencia, y los soccoristas lo llevaron al Jamaica Hospital Medical Center de Nueva York, donde lo internaron de emergencia.

Al hoy occiso le pusieron oxígeno y otros aparatos de auxilio que lo mantuvieran con vida por cuatro días, pero Edwin Rubén no daba señales de mejoría.

“Los doctores  me preguntaron si yo autorizaba el uso de choques eléctricos en caso de ser necesario, les dije que sí. Mi hermano después de estar internado, el corazón no le estaba respondiendo muy bien y su respiración se empezó a reducir, fue cuando le dio el primer paro cardiaco, le aplicaron choques eléctricos, lo lograron recuperar por 7 minutos y elevo su nivel de respiración, pero posteriormente tuvo otro paro, lo volvieron a restablecer, pero el cuarto paro cardiaco ya no lo pudo resistir y falleció”, relato entre llanto Luis Alberto.

Edwin Rubén tenía dos semanas de haber llegado a los Estados Unidos con visa de turista y planeaba quedarse en este país por un periodo de 6 meses, pero el destino de la vida le jugó una mala pasada y no le permitió el sueño de pasar mucho tiempo con su hermano.

De interés: Menos nicas quieren abandonar el país

“Lo digo con orgullo y satisfacción, que mi hermano recibió lo mejor de nosotros todo el tiempo, pues cuando él decidió venir a pasear a New York, fui yo quien lo recibió con los brazos y el corazón abierto, porque fue mi hermano preferido a como yo lo fui para él”, dijo Luis Alberto.

Edwin Rubén deja a su esposa viuda y a dos hijos, de 8 y 14 años.

Debido a lo caro del traslado del cuerpo, los familiares han decidido que incinerarán el cuerpo del hoy occiso en los Estados Unidos, para posteriormente retornar sus cenizas a la tierra que lo vio nacer.