•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El nicaragüense Edwin Rubén Padilla Cruz, de 52 años y oriundo de Jinotepe, Carazo, quien llegó de turista a Nueva York para disfrutar los días festivos de fin de año con su hermano, Luis Alberto Padilla; falleció este martes debido a una caída.

Su hermano relató que sufrió la caída cuando bajaba las gradas de una casa debido a que se mareó. El accidente ocurrió cuando regresaba de recorrer la ciudad el domingo pasado. 

Luis Alberto Padilla Cruz aseguró que llamó al 911 y cuando fue atendido, los médicos hicieron todo lo posible para salvarle la vida.

“Los doctores  me preguntaron si yo autorizaba el uso de choques eléctricos en caso de ser necesario, les dije que sí. Después de tres días de estar internado, el corazón no le estaba respondiendo muy bien y su respiración se empezó a reducir, fue cuando le dio el primer paro cardiaco, le aplicaron choque eléctricos, lo lograron recuperar por 7 minutos, pero posteriormente tuvo otro paro, lo volvieron a restablecer, pero el cuarto paro cardiaco ya no lo pudo resistir y falleció”, relató entre llantos.

Edwin Rubén Padilla Cruz tenía dos semanas de haber llegado a Estados Unidos, país al que entró con visa de turista. Tenía planeado quedarse por 6 meses. Padilla Cruz tenía dos hijos de 8 y 14 años. El cuerpo será incinerado en Estados Unidos. Mientras que en Estelí, varios transeúntes y trabajadores de una empresa tabacalera se mostraron sorprendidos, luego que un hombre se desplomó en la vía pública de forma repentina y luego murió.

Inicialmente creyeron que iba tomado, pero cuando observaron que no se levantaba, reportaron el caso a los miembros del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Estelí.

Carlos Natanael Vega Lanuza, de 33 años, murió de un paro cardiaco. Especialistas del Laboratorio de Investigaciones Criminales de la Policía y peritos de medicina forense decidieron trasladar el cuerpo hacia la morgue del Hospital Escuela San Juan de Dios para realizar los chequeos precisos.