•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ruth Daniela Ochoa, de 20 años, llevaba en su vagina 43 gramos de marihuana a uno de sus familiares encarcelado, por lo que fue detenida por posesión de estupefaciente.

Es la segunda vez que las autoridades descubren droga destinada a algunos privados de libertad, durante las visitas que se le realizan y el alimento que les llegan a dejar diariamente.

Familiares de los reos que guardan prisión en el Sistema Penitenciario de León y Chinandega han denunciado que dentro de ese centro reclusorio circula la marihuana como en la calle.

Ochoa, visitaba a su cónyuge Milton Sánchez Campos. “Se le hizo la revisión y ella confesó que andaba droga en su vagina”, procediendo a expulsarla.

“Se extrajo un bulto ovalado de color blanco que llevaba la hierba de color verde”, que dijo llevaba a su marido para que se relajara.

Los varones también

Hace un año el reo Federico Humberto Leiva Rodríguez, de 21 años de edad, originario de León y condenado por tráfico de drogas, fue conducido de emergencia a la sala de cirugía del hospital España, con dolor intenso en el abdomen, al que inicialmente no se conocía la causa.

El dolor fue tan desesperante que obligó a Leiva a relatar que el mismo fue provocado por un paquete de marihuana que se introdujo en el ano, en una visita conyugal.

Último hallazgo

En diciembre del año pasado, también se conoció de un lote de “caramelos de marihuana” que tenían en su poder los privados de libertad Marcos Ulises Reyes Gaitán, de 23 años de edad, y Carlos José Pérez Ruiz, a quienes se les sorprendió empacando el producto en la celda tres del  pabellón tres, de ese centro penitenciario. 

Los reos cumplen indistintamente condena por tráfico de estupefacientes. La vida que desperdiciarán encerrados y el daño que provocan a la salud pública no les hizo reflexionar y afanosamente trabajaban la droga en paquetitos de marihuana, similar al tamaño de un caramelo. “Fueron sorprendidos por un oficial que hacía un rondín rutinario. Se contabilizaron 36 caramelos de marihuana, que estaban destinados para venderse a los otros privados de libertad”, rezaba el parte policial de Chinandega, que informó del hallazgo.