•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

José Hilario Olivas Umanzor, quien decapitó ayer a un joven en Wiwilí, Jinotega, permanece en estado delicado en un hospital de Managua, confirmó esta tarde la Policía Nacional, luego de que por la mañana se informara que el hombre de 49 años había muerto a causa de la golpiza que recibió tras cometer el crimen.

Olivas Umanzor está en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Lenín Fonseca, tras ser trasladado de urgencia y con escolta policial desde el hospital Victoria Mota, de Jinotega.

El comisionado mayor César Cuadra dijo a El Nuevo Diario que Olivas Umanzor está hospitalizado en Managua, bajo custodia policial en el hospital Lenín Fonseca.

Lea más: El momento en que se conoció la noticia de la decapitación en Wiwilí

Tras decapitar a Oneydi Chavarría Borge, de 16 años, Olivas Umanzor fue capturado por los vecinos, quienes lo golpearon de forma brutal, dejándole heridas de arma blanca en la cabeza y múltiples lesiones en el cuerpo.

La Policía Nacional investiga los hechos ocurridos en una localidad conocida como El Malenconcito, en Wiwilí, Jinotega.

Hasta ahora no hay un reprote oficial de los motivos que llevaron a Olivas Umanzor a decapitar a Chavarría Borge.

De interés: Los cinco crímenes más zonados entre enero y octubre en Nicaragua

En Wiwilí y en el resto de Nicaragua el crimen causó conmoción, pues fotografías de la víctima y del victimario se distribuyeron a través de las redes sociales.

En las imágenes se ve el cuerpo de la víctima, que quedó sobre una silla. Al decapitador, en tanto, se le mira ensangrentado y en shock, tras sufrir una golpíza.

De acuerdo con los testigos, Olivas Umanzor atacó por la espalda a su víctima, quien nunca supo del peligro que corría.

El crimen ocurrió la mañana del lunes y se ha convertido en una noticia en toda Latinoamérica, debido a la frialdad con que actuó el autor.

Los pobladores, tras presenciar el delito, corrieron a atrapar al atacante, a quien golpearon con garrotes, piedras y armas blancas, hasta controlarlo. Luego lo entregaron a la Policía.

Debido a la gravedad de los golpes, Olivas Umanzor fue trasladado al hospital Victoria Mota, de Jinotega, y finalmente fue enviado a Managua, donde está en una situación reservada.