•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Será en el Juzgado Local Penal de El Crucero donde se tramitará el proceso judicial contra Damián Sebastián Hernández, de 29 años, a quien la Fiscalía acusa de haberse robado el teléfono celular de Eduardo Bolaños, fallecido en un accidente de tránsito la mañana del pasado 16 de diciembre en el kilómetro 17.5 de la carretera Panamericana Sur.

Así lo determinó ayer martes el juez suplente Primero Local de la capital, Jeancarlos Fernández, quien se declaró incompetente al aceptar el incidente de incompetencia jurisdiccional por territorio.

El incidente de incompetencia jurisdiccional fue presentado por el abogado Yuri Sánchez, defensor de  Hernández, quien alegó que los hechos imputados a su representado ocurrieron en el municipio de El Crucero.

Lea además: Así fue la presentación del hombre acusado de robar el celular a Eduardo Bolaños

Al constatar la veracidad de lo alegado por la defensa de Hernández, el juez  se declaró incompetente para conocer el caso y  ordenó que el reo sea remitido al juzgado Local Penal de El Crucero en la misma situación que lo recibió, es decir preso.

Esperaba recompensa

Damián Sebastián Hernández aspiraba recibir una recompensa por devolver el teléfono a Nadia Tchnyreya, pareja de Eduardo Bolaños, según la acusación que presentó el Ministerio Público.

Esto porque después que la viuda de Bolaños a través de las redes sociales ofreció una paga a quien le devolviera  el celular de su esposo comenzó a recibir varios mensajes sugiriendo el cobro de la recompensa.

Vea la galería de fotos: Del accidente en el que murió Eduardo Bolaños

Después de recibir los mensajes telefónicos, Tchnyreya  instaló la aplicación de rastreador de llamadas que resultó determinante para saber el sitio donde se estaban realizando las llamadas telefónicas que hasta ese momento eran anónimas.

Para la captura d Hernández, también fue vital la descripción que de él  hizo un testigo del fatal accidente, quien lo miró abordar un autobús con dirección a Diriamba, Carazo después de apoderase del teléfono en el lugar de la tragedia, según la acusación fiscal.