•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

“El Tarta”, de 39 años y quien usaba una doble identidad fue ultimado de un impacto de bala en la tetilla izquierda la mañana del miércoles por un comerciante en una calle del barrio José Dolores Estrada.

La víctima habitaba en el barrio Santa Rosa  y aparece en los registros policiales como Mario Tablada,  pero la dueña del cuarto que alquilaba asegura que su nombre era Mario Antonio Guevara González.

Como sospechoso de haber ultimado a “El Tarta” la Policía arrestó al comerciante Fernando Puerto, a quien la víctima intentó despojar de una cadena de oro, según varios caponeros que acudieron a la Estación VI de Policía, en calidad de testigos.

“El Tarta” quien recibió el impacto de bala cerca de la tetilla izquierda ingresó ya fallecido al Hospital Alemán Nicaragüense. En el sitio donde el presunto delincuente cayó herido de muerte quedo un tanque de gas butano.

Amigo de “El Tarta” preso

Para esclarecer el homicidio  la Policía también retuvo a Aldo Navas García quien al momento del hecho sangriento acompañaba a “El Tarta”, confirmó la mamá del primero quien pidió no fuera revelado su nombre.

La mamá de Navas,  reveló que “El Tarta”, era su inquilino en el barrio Santa Rosa y que efectivamente tenía antecedentes delictivos “porque él antes anduvo por malos caminos”.

Al preguntársele por el tanque de gas que el hombre de doble identidad cargaba, la mamá de Navas explicó que la víctima lo trasladaba de casa de su pareja quien día atrás se había mudado por desavenías con la víctima.

Ocho robo en un mes

Uno de los caponeros que acudió a la Estación VI de Policía y quien únicamente se identificó como Ernesto, afirmó que “El Tarta”  en el transcurso del mes (diciembre) se metió a robar a ocho casas en el barrio José Dolores Estrada.

“Ya no enguatábamos a “El Tarta”  todas las noches pasábamos en vela porque constantemente se metía a nuestras casas”, aseguró el caponero.

Hasta la tarde pasada las cuatro de la tarde ningún familiar de “El Tarta” se había presentado a reconocer su cadáver en el Instituto de Medicina Legal o interponer denuncia en la Estación VI de Policía.