Ernesto García
  • m |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Una joven de 17 años que hace seis años denunció a su padre adoptivo de haberla violado aseguró ayer que mintió, sin embargo, las pruebas científicas demuestran que sí fue cometido el abuso.

Sobre la base de las pruebas científicas que respaldan la acusación del Ministerio Público, el juez Carlos Solís dictó la prisión preventiva para el acusado y programó la audiencia inicial para el próximo 13 de enero.

“Yo tenía celos por él (padre adoptivo). Yo quería que mi mamá estuviera con mi papá y por eso inventé esas cosas”, expresó la joven ante el juez Solís y agregó que cuando denunció la violación no se imaginó que las cosas llegarían tan largo.

No obstante, las pruebas científicas indican que siendo una niña de 11 años fue violada y la evaluación psicológica lo confirmó.

“El testimonio de la niña es coherente y creíble”, dice en su parte conclusiva el dictamen psicológico emitido hace seis años por el Instituto de Medicina Legal (IML) y que sustenta la acusación fiscal.